20 mayo, 2008

Pero ¡Dios santo! ¡¡¡¿Quién se lo pone, quién se lo come...?!!!

Galería de Modified Mummy http://www.flickr.com/photos/18590581@N03/2206798103/



¿Y qué dice usted qué es lo que tiene?


Pues mire, señor, tenemos unos cogollos a la piturié, aderezado con vinagre de manzanas sureñas, Guatigó de buey salvaje de los altos himalayos soportado sobre cuenco de fresas silvestres del bajo Katmandú, y luego Alas desplumadas de Pato a las naranjas mandarinas deshuesadas de los invernaderos de Zambia.


Como postre, tenemos daditos de plátanos bioéticos triangulares de las faldas del Moncayo, críados en invernaderos hipotónicos con temperaturas sostenibles, todo ello regado de Cava bordelés espumoso con burbujas opacas a la sepia, acompañados de vientos de merengue de clara de huevo francés al changé climaté.

Ah, muy actual, muy actual, su cocina.


Pues me ponga un güevo frito con papas y chorizo. Y pa picar unas aceitunas del tiempo, y un poquito de jamón. Ah, y de postre, un tocino de cielo.

Será que soy menos fino que un canasto de esparto, pero qué quieren ustedes que les diga, no soporto esta cursilería en la cocina, con platos que están hechos más para adornar y que nos rasquemos el bolsillo, que para que saciar nuestro apetito.
La cursilería no sólo se queda en la vianda. Se extiende a todo los lugares de la mesa. Yo me quedo atónito cuando veo esos banquetes que da Su Graciosa Majestad en Buckingham Palace, con una cantidad de copas, vasos, platos y cubiertos, realmente imperioso.
Reconozco que una vez compré un libro sobre las buenas costumbres, y no es que yo coma como un cerdo. Lo que pasa es que a veces hay que ser ingeniero gastronómico y social para saber como comportarse en público, sobre todo, en las comidas.

Y esto lo hago extensible a la moda. Los pases de modelos. ¿Pero de verdad que, sobre todos las mujeres, se pueden poner esos vestidos que salen en los desfiles? Yo reconozco que soy un cateto que no sé distinguir la belleza de la Inmaculada de Murillo, o de los paisajes de Monet, de los garabatos de Miró, pero, o mi sentido de la estética es nulo, o simplemente, desfilan en las pasarelas modelos con vestimenta mamarracha que nadie es capaz de criticar en voz alta, como en el cuento de El traje del emperador, de H.C. Andersen.

Así que hoy, es lo que les digo en este post, que a veces me siento más bruto y más cazurro, que Fernando Esteso, en los años setenta.









Todo esto viene a colación de las declaraciones del cocinero Santi Santamaría sobre la cocina, en la que entre otras cosas dice: que los chefs españoles sirven platos "que ni ellos mismos comerían", creando una polémica y enfrentamiento con el resto de los mediáticos cocineros estrellas españoles. Para saber más, la noticia está en http://www.elpais.com/articulo/Tendencias/Fogones/pie/guerra/elpepitdc/20080520elpepitdc
_2/Tes

13 comentarios:

Miguelo dijo...

mmm no se yo si me comeria eso

MIGUEL ANGEL dijo...

Al parecer la cocina vuelve a ser noticia pero esta vez con una diferencia bien marcada entre medíaticos y Españoles.
Se vuelve a poner de manifiesto el famoso dicho; en la cocina todo aparece siempre revuelto.
En fin.. cosas de cocineros.
Nenito.

Agata dijo...

Pídete una ración grande de papas con güevo que voy....Pero de esos platos que sólo te ponen en las ventas.Esos platos que son enormes pero que están llenos de verdad.No los que ponen en los restaurantes de pitiminí y que tienen la misma comida dentro que la que cabe en un platillo del postre...Y ole por Santi Santamaría.

Alfonso Blanco dijo...

Siempre que vienen amigo de fuera de estos lugares sureños los llevo a Medina Sidonia, en la Venta 4 Caminos, a comar un Rabo de Toro que está delicioso

Ana dijo...

Yo reconozco que una vez al mes hago con una panda de amigos una jornada gastrónomica, es decir acudo a alguno de los restaurantes chic de la ciudad (Zaragoza), es decir cocina de diseño a "sopotocientos" euros cubierto.
Pero si he de decir la verdad prefiero comer patatas como sea cocidas, fritas, con bacalao... a esos menús tan minimalistas y a veces insulsos

Nacho G.Hontoria dijo...

Ayer me fui yo indignado de un bar de Madrid, porque resulta que en el menú, de 10.5€, el primer plato incluía "Fideua de marisco y sepia con alioli suave". Yo, hambriento, me imaginaba que me pondría mi platito de fideua y, al lado, un plato con sepia y el alioli. Cual fue mi sorpresa cuando vi el plato de fideua con el alioli incluido en ese mismo plato y la sepia incluida entre la fideua. Que ni siquiera era sepia, porque sabía a calamar, así que tongo total.
Yo, enfadado, se lo dije al camarero,y me dijo que la sepia era lo que yo decia que era calamar ¿No era más fácil poner "Fideua con sepia al alioli"? Pero claro, no queda igual de impactante. Encima se lo dije a los que sentaron a la mesa de al lado para que no se lo pidiera y me dijo una de las mujeres "Bueno, eso es muy exhaustivo", cuando le dije que no era sepia sino calamar. Al levantarme, uno de los hombres sentados allí, y que comía fideua sin sepia, me echó una mirada cómplice en plan "que razón tenías". Y es que el que avisa no es traidor.

Satie dijo...

POr fin un cocinero que se atreve a decir lo que todo el mundo piensa.

Cat's dijo...

por favor ...me podes decir exactamente que es eso? y si eso se come? o es parte del escenario?
besos

Alfonso dijo...

Miguelo: yo me como cualquier cosa si tengo hambre jj
Miguel angel, yo también revuelvo la cocina, no sé como me las apaño, pero siempre termino con el fregadero lleno, para dos pamplinas.
Alfonso, por aquí por el sur si que saben hacer comidas por las ventas, sin tanto pamplineo, te hartas de comer y encima deliciosas. De Medina, me quedo con los caracoles y los esparragos ummm
Ana, me pasa igual que a ti, no me gusta la cocina tan especial y sobre todo tan cara, donde va un buen filete con patatas fritas y ajito ains
Nacho, lo peor es que te engañen, y encima, que uno se esté dando cuenta. Se creen que los consumidores somos tontos. Al final, pues no volvemos.
SAtie, por eso decía que hacía falta alguien con sinceridad como los niños, ha tenido valor el colega, aunque el gremio se le ha hechado encima.
Cat's era puro escenario jjjjj
ah y Agata, me parece que tú eres de cuchareo como yo ¿no? jeje

Agata dijo...

Je,je...De cuchareo y de mojar sopones.Y también me gusta probar platos de otros paises que tan amablemente me cocina mi pareja...Que para eso me gusta regalarle libros de cocina de otros lugares.JAJAJAJA.

Fabio dijo...

vaya... paso!
no tendrías mejor un sandwichito de queso blando?
cuando tego hambre como cualquier cosa... pero jamás un gusano, un escorpión y otras delicatessen que por ahé ofrecen
un saludo

emeve dijo...

Buenísimo el post.
Aquí en el reino de la huachafería (mi paisito) se han puesto de moda (cómo no) los chefs y sus restaurantes de millones en donde te sirven en un plato de forma cuadrada, dos granos de arroz, un dibujito hecho con alguna salsa y una lechuga. Y todos aplaudir.
Las peruanAs dicen que es buenísimo, los peruanOs se van a almorzar luego de dejar a la novia en casa...
Y las de carne y hueso, luego de fingir que estuvo delicioso y "gracias por la cena amorcito" llegamos a la casa y a comernos un arroz con huevo frito, que así no se puede vivir.
En otras palabras: son pura moda ridícula.
Y sí, los desfiles de modas me asustan, unos peinados, maquillajes y vestidos que no usaría ni borracha... yo no entiendo de esas cosas tampoco.

Alfonso dijo...

Fabio, en lo simple muchas veces está el gusto jeje

Emevé ya veo que en Perú pasa igual jaja, nos marcan hasta las tendencias en algo tan personal como es el comer... ay Señorrrrr