23 mayo, 2008

Hospital de Ositos

Leo aquí esta noticia:

Invita DIF a niños al ‘Hospital de Ositos’

Por: Beatriz Ramos, Miércoles, 23 de Abril de 2008

Martha Romero Siekaman, presidenta del DIF Municipal, invita a los niños guanajuatenses de 4 a 8 años, para que el próximo 25 de los corrientes en el marco de la celebración previa al Día del Niño, participen en la ceremonia inaugural del "Hospital de Ositos", a realizarse a partir de las 10 de la mañana en Los Pastitos (Plaza Hidalgo).
Los niños y niñas podrán llevar su osito de peluche.
Se trata, comentó Romero Siekman, de que con el fin de eliminar el temor que los niños sienten cuando acuden al médico, para que a través de la dinámica "la consulta del osito", donde los pequeños son los "padres" del "osito paciente", inicien una cultura de prevención de la salud, del autocuidado de su cuerpo, el deporte y la higiene personal.
Por ello es que en coordinación con la Universidad de Guanajuato a través de la Facultad de Medicina y el consejo Estudiantil de Relaciones Exteriores Médicos el proyecto "Teddy Bear Hospital", ideado originalmente en el 2002 por Elizabeth Russe, integrantes de la International Federation of Medical Students Associations IFMSA.

Qué gusto me ha dado leer esta noticia entre todas las que hay hoy día en la prensa: guerras, terremotos, ciclones, terrorismo, crisis políticas, hambre...

Hace unas dos semanas fui a mi reconocimiento médico anual de mi trabajo. Gracias a Dios estoy más sano que una pera sana (porque también hay peras pochas). Pero aunque uno tiene ya su edad, no deja de sentir angustia ante el enfermero/a que se dirige a ti con su mejor de las sonrisas, pero con una aguja dispuesta a taladrarte.

Son miedos. Uno más de mis miedos. Pero tengo razones para justificarme. Nací con kilo y cuarto de peso. Sí, lo que pesa un pollo asao más o menos. Mi madre enfermó de diabetes durante mi embarazo. Pobrecita, ella me da su vientre y su vida, y yo - aunque sin querer, le destrozo el páncreas -

Hasta los siete años, no me dieron el alta médica. Estaba más menuo que un fideo. Y me ponía una inyección roja - de hierro decía el médico, para mí que era de acero o titanio - día sí, día no, que me hacía ir cojeando desde el Ambulatorio de San Dionisio hasta Simago, donde mi madre me compraba un tebeo de Pumby o un cuento, desapareciendo el dolor hasta el día siguiente, por arte de birlibirloque.

Por eso, esta noticia me alegra, porque va a haber niños, que van a tener reducidos sus miedos, y de mayores, serán más libres. Olé por sus médicos, sus psicólogos y sus cuidadores.

Creo que es una experiencia harto positiva hacer a los niños y niñas responsables de la salud de sus ositos.
.
.



.

Tartufo vino a casa la noche más mágica, la de Reyes Magos, acompañado de M. y se quedó a vivir; M. tuvo que trabajar muchas horas para poder comprar su licencia de libertad.
Está ahí todas las noches. Sentado a mi lado. Durmiendo pegado a mí. Colgado del pomo de la puerta. Encima del televisor. En cualquier sitio. Su presencia de osito multiplica la compañía y divide por mil los momentos en que M. no está.


No había caído hasta que leí la noticia en que Tartufo también necesita ir al médico. Le he puesto el termómetro y está bien. El hocico lo tiene mojaíto. De todas formas, le he pedido hora, y M. lo llevará conmigo a un chequeo. El de la foto, ese, ese es Tartufo. Nuestro Tartufo.

Y tú, ¿tienes aún a tu osito, o le abandonaste cuando te hiciste mayor?



5 comentarios:

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

Me ha encantado la entrada que has hecho en el blog de la ministra vilipendiada.
Compartimos edad, y mis recuerdos son los mismos , suerte compañero.

Salud y Progreso.

Miguelo dijo...

tartufo? jejeje que nombre mas chulo

Alfonso dijo...

Gracias compañeros de Cuzcurrita por vuestra visita :) y por compartir los recuerdos en el blog de nuestra compañera ministra y gaditana, Bibiana Aído.
Miguelo , a que está chulo... deberías poner alguna vez en tu blog, esas encuestas que tanto me gustan, ¿como llamarías a tu perro, por ejemplo ? jejeje

Agata dijo...

Snip,snip...Yo nunca tuve un osito.Pero sí una muñeca que me trajo mi padre de Alemania(bueno,sería de Italia porque cantaba en italiano).Cantaba lo siguiente:"Giro,giro tondo.Casca el mondo,casca la terra,tuti tuti terra..."
Supongo que así no se escribe,pero yo le daba una entonación italiana que te mueres...

gmariadelcarmen28@yahoo.com.ar dijo...

Muy buena la entrada del blog y hermoso el texto. es para pensar un rato.
un saludo desde Buenos Aires y le invito a visitar mi blog. MARÍA DEL carmen