07 mayo, 2008

En vuestra piel.



Sí, soy hombre. Pero ¿podría ponerme en vuestra piel? De pequeño, os envidiaba. Qué suerte la de las mujeres. No tienen que hacer el servicio militar.


Toda mi vida he vivido rodeado de vosotras.

Con ocho años me dieron el primer guantazo sin manos que hoy podríamos considerar de género. Sin embargo, yo más que por el guantazo psicológico, lo recuerdo por la defensa que de mí, hizo mi madre.
Tenía un profesor, de bigote fino, casi calvo, pequeño, enjuto, pero con la mala leche más grande del mundo.
Nos reñía y nos pegaba a los alumnos (-os, las niñas estabais en clases aparte) por cualquier motivo.
La excusa de aquél día vino a lugar cuando me preguntó a qué jugaba.

- Juego con el costurero y los muñecos recortables de mi hermana.
- ¡¿Cómo?! Eso es de maricones.

Me dio con un palo en las manos, y mientras yo lloraba, me dijo que le dijera a mi madre que hablara con él. Menos mal que el colegio se llamaba La Paz y no Colegio de las Guerras.

El muy tirano no me había dejado hablar ni explicar por qué yo jugaba con el costurero de mi hermana. Me impidió decirle que dicho costurero era una caja de madera con un espejo. En este espejo, yo ponía los muñecos recortables de mi hermana, apagaba las luces de la casa de noche, y con una linterna, los alumbraba. Las sombras de los muñecos se proyectaban en la pared, y así yo tenía mi película, porque mis padres no tenían dinero para comprarme un cinexin. Pero bueno, esto no era lo importante, como si me hubiera dado por jugar con los muñecotes a un pase de modelos.

Ya mi madre le dijo que yo jugaba con lo que a ella le daba la gana, pero aquella escena me dejó el poso de que si jugaba con cosas de niñas, o lo que es lo mismo, si me aproximaba a vosotras las mujeres y dejaba que mi rol se pareciera al vuestro, estaba haciendo mal.

Luego, la vida me dado muchas vueltas y he estado siempre rodeado de mujeres. Puedo presumir de que tengo muchas más amigas que amigos.

Pero no por ello, no he sido afectado por el machismo. También me he tenido que adaptar: en el hogar, en el trabajo, en el lenguaje. Asumir de que soy varón, de que no hice nada para serlo, y que soy igual en derechos y obligaciones con respecto a vosotras.

Antes, cuando hacía bromas machistas, que creía que hacían gracia, hasta que me explicasteis que maldita la gracia que tienen, cada vez que una compañera o amiga hacía algún comentario sobre el machismo, yo decía: Ves, para qué mordisteis la manzana.

Hoy, sé que la manzana no la mordió Eva. Fue un invento creado hace miles de años para culparos de todos los males de la humanidad. Para mí que fue Adán quien se disfrazó de serpiente y el que montó todo el tinglao.

En España, la mayoría de las mujeres hoy comen manzanas cuando quieren. En el resto del mundo, todavía hay muchos países en que son culpables por comerlas.

Mar Moreno, socialista, fue presidenta del parlamento de Andalucía en la legislatura pasada, y hoy es Consejera de Obras Públicas y Transportes de la Junta andaluza. Ha escrito un libro sobre Eva, sobre la manzana y sobre vosotras.
.


¿Cómo hubiera sido el mundo si en vez del hombre, hubiera sido la mujer quién gobernara?

Mar hace soñar a Eva. Yo os hago soñar a vosotras, para qué penséis. Cómo pudo ser este mundo.
Y a los hombres, os planteo, que nos pongamos en su piel. Tener una segunda piel femenina. Que cuando hablemos, actuemos, pensemos en dos. En nosotros y ellas. Que a fin de cuentas, encajamos, y al final, no somos nadie los unos sin las otras y viceversa.

Ellas han avanzado mucho, pero necesitan que muchos hombres todavía, nos quitemos los complejos y las verguenzas, y demos un paso definitivo, humilde, honrado y justo hacia la igualdad, en una sociedad machista, en las que algunos, todavía no soportan que tengan los mismos derechos que los varones y mucho menos, que sean ministras.


NARRATIVA. El sueño de Eva
Datos técnicos:

Autora: Mar Moreno
Título: El sueño de Eva
Contenido: 216 pp.
Encuadernación: Rústica.
PVP: 15 Euros
ISBN: 978-84-96672-61-1

AUTORA: Mar Moreno es una amante de la palabra. La palabra ha sido clave en su profesión de abogada y en su actividad política. Nació en La Carolina (Jaén), localidad y provincia a las que sigue fuertemente vinculada. En la actualidad reside en Sevilla. Ha publicado artículos y conferencias y ha dedicado una parte importante de su actividad pública a la defensa de la igualdad de género. La publicación de El sueño de Eva constituye su primera incursión en el mundo de la literatura de ficción.

SINOPSIS: Eva, a la que desde el Génesis se la identifica como la responsable principal de la presencia del mal en el mundo y de la milenaria consciencia que ve a las mujeres como seres incapaces condenados a una eterna subordinación al género masculino, se halla de nuevo en este relato en el paraíso, frente al árbol de la sabiduría y junto a la serpiente. Pero esta vez será diferente…
Tras haber degustado el sabor del conocimiento proporcionado por la manzana, el astuto reptil le ofrece la oportunidad única de corregir el destino de sus descendientes ocultando a Adán el descubrimiento de ese fruto en el que se encarna el conocimiento. La serpiente enfrenta a Eva (y con ella a todos nosotros) a una realidad paralela donde los adanes son como eternos niños, buenos y cariñosos, pero carentes de inteligencia y conocimiento. Nos presenta una sociedad donde imperan los valores femeninos, un mundo sin intolerancia ni competitividad basado en el amor y la comunicación entre iguales… aunque Eva sigue sin ver claro la necesidad de privar a Adán de ese conocimiento.
El sueño de Eva es una reinterpretación del mito del Paraíso terrenal en clave de género que nos hará reflexionar en la posibilidad de un mundo distinto. Una magnífica y alegórica novela que a nadie dejará indiferente.

12 comentarios:

Cat's dijo...

en mi mundo no existen las diferencias, todo hemos comido de la manzana por eso está como está.
Gracias por ponerte en nuestra piel, y por reivindicar la igualdad.
saludetes

Emevé dijo...

Yo también agradezco tu bonito post sobre la igualda. Ni encima ni abajo... iguales...
A mi me dijeron que antes de morder Eva la manzana, hizo que primero la muerda Adán.. por si acaso... jajaja...
Un abrazo en igualdad de condiciones.

Agata dijo...

Ojalá todos los tíos fueran como tú.El Mundo sería mucho mejor.

Pepelu dijo...

Muy bueno tu post, todos los caracteres: lo escrito y los espacios en blanco (que llaman a la reflexión a más de un ser humano)

Un abrazo compañero!

Alfonso Blanco dijo...

No es cuestión de quien mordió la manzana, el problema está en aquellos que muerden y pisotean las libres opciones de ser humano

SOMMER dijo...

A mi me parece, querido amigo Alfonso, que las mujeres son mucho mejores que nosotros los varones. Lo único que poseemos que ellas no tengan es un apéndice entre las piernas, que históricamente hemos utiilzado como tolete.
Quizá, y sólo quizá, las generaciones que vienen detrás se sorprendan de ver escritas cosas como las que tu, tan magistralmente, has descrito en este post.

Lo mejor, querido Alfonso, es que nos quedemos callados, y que asumamos de una vez por todas, que son mejores, que nos llevan varios cuerpos de ventaja, aun habiendo salido más tarde.

Abrazos a ellos, y besos a ellas.

Alfonso dijo...

Cat's, ojalá tu mundo se hiciera extenso :)

Emevé jjj a saber como fue la historia, quién cogió la manzana primero ...

Agata, también tengo mis machismos encima. :)

Pepelu: gracias por las visitas. Los silencios a veces son gritos :)

Alfonso, tienes razón, lo peligroso no es lo que comas, si no las ganas de morder.

Sommer: ¡Me he tenido que ir al diccionario a ver que era tolete!

Gracias a todos/as (no soporto el tod@s)

Rukaegos dijo...

Un post precioso, Alfonso, lleno de vida, de ternura, de verdad.

MI infancia fue muy igualitaria, colegio mixto y semiprogre, familia al cincuenta por ciento, en la que tatarabuela, bisabuela, abuela y madre ya trabajaban (fuera de casa, quiero decir). Y para mí la mujer siempre ha sido alguien que caminaba a mi lado (o yo al suyo) sin cuestionar más. A lo mejor por eso he vivido un poco fuera de onda y cuando veo a través de los medios y la vida real todo el camino que queda para que de una vez dejemos que las mujeres tomen sus propias decisiones, me estremezco.

Pero comparto que no hay culpa ni en Eva, ni en Adán, ni en la Serpiente ni en la Manzana. Y mucha en quienes las inventaron y manipularon para dominarnos y mantenernos en estado de infancia permanente.

Besucos desde el Norte.

Agata dijo...

Nadie es mejor que nadie.Todos somos especiales.Eso es lo bonito.
¡Ah!Voy al diccionario yo también para saber qué es un tolete...

Alfonso dijo...

Gracias, Ruakegos, me alegro volver a verte.
Agata, tampoco lo sabías jeje

SOMMER dijo...

Bueno, al menos he contribuido, (de manera grosera eso si) a aumentar vuestro léxico.

Alfonso dijo...

jajja, pues sí