04 abril, 2008

Sin papeles.


Hoy nos ha sido presentado a los que trabajamos en la administración de mi centro de trabajo, y dependiente de la correspondiente Consejería de la Junta de Andalucía, las aplicaciones ECO y Portafirmas, con lo cual se reducirá progresivamente hasta llegar a cero, el uso del papel en las comunicaciones internas de la Junta de Andalucía.
Una cosa novedosa. ¿Trabajar sin papel? Se puede. Todo es cuestión de acostumbrarnos a utilizar el certificado y la firma digital.
Reconozco que al principio no nos va a resultar fácil. Que yo tengo mis reticencias a la seguridad informática de las firmas digitales, pero me han explicado, y con los sistemas de tarjetas, similar a las de crédito, me han convencido un poco más.
Al principio, vamos a utilizar el sistema electrónico dentro del organigrama de la administración, salvo en los casos que específicamente nos indiquen que tiene que ir en papel.
De los ciudadanos seguiremos recibiendo comunicaciones en papel, aunque también se tendrán que acostumbrar a utilizar lo digital.
Las empresas también tendrán que renovarse y empezar a realizar albaranes y facturas digitales.
Como diría don Hilarión: Hoy las ciencias adelantan que son una barbaridad.
Lo que antes tardaba quince días, un ida y vuelta de una carta por correo ordinario de una ciudad a otra, con sus correspondientes registros de entrada y salida, se hará en un minuto.
De acuerdo con el artículo 141 de la Constitución, la Administración Pública se fundamenta en "los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública, con sometimiento pleno a la ley y al derecho".
Así, que a todos los funcionarios y empleados públicos de la Junta de Andalucía, nos toca modernizarnos para realizar lo mejor posibles nuestras obligaciones: prestar un buen servicio a la ciudadanía. Me encanta la traducción inglesa de funcionario: civil servant.

No hay comentarios: