01 abril, 2008

Mujeres.

Rigoberta Menchú, una de mis mujeres favoritas.

Los sábados por las mañanas, en mi programa que dedico a la zarzuela, la música clasica y la ópera, de vez en cuando me piden que ponga el tema 'Mujeres', que pertenece a la zarzuela 'Los Claveles', del maestro José Serrano, estrenado en 1929.
Muchas veces me han dicho: Alfonso, qué canción más machista. Y digo, pues es verdad. Ahí os la pongo en youtube y os coloco la letra.





Mujeres!Mariposillas locas que jugáis con los quereres,y vais de flor en flor!
¡Mujeres! Tiranas de la vida,muñecas del amor,de ese bendito amor,que es vida.
¡Mujeres! De celos vais muriendo cuando estáis desdén mintiendo,y no sabéis mentir.
Chiquillas locas,¿quién os entiende,ni quién comprende vuestra alma de mujer? Si el hombre os rinde su sentimiento, por qué el tormentode padecer.
Reinas, con tronos de amores¿por qué van tras los dolores vuestra almas de mujer?La vida os da el contento,¿a qué el tormento de padecer?
¡Mujeres! Mariposillas locas que jugáis con los quereres,y vais de flor en flor!
¡Mujeres!Tiranas de la vida,muñecas del amor,de ese bendito amor,que es vida.




Digo eso, sí, es una canción machista. Y al igual que muchas otras más en el mundo de la zarzuela, como 'Si las mujeres mandasen' de la zarzuela, Gigantes y Cabezudos, ponen a la mujer de vuelta y media.
Quién les iba a decir a estos autores y a los y las que asistían a los espectáculos, que un día, casi cien años después, mujeres, muchas mujeres, iban a tener los mismos trabajos que sus maridos e incluso, llegar a puestos altos en el gobierno de la nación.
Lo que pasa, que mientras nuestra sociedad avanza, ha habido colectivos que se han quedado enganchados en el pasado y en la injusticia. Y qué pena, que tenga que hablar de nuevo de nuestra Iglesia, con la misma historia que la semana pasada hablaba de la clínica de Cádiz que quiere que sus enfermeras vayan con falditas.

Pues bien, ahora es la Alcaldesa de Zamora, la que no puede asistir a un acto con una cofradía sencillamente, porque es mujer.

Me enciendo. ¡Cómo pueden estar ocurriendo estas cosas! ¡En la España del Siglo XXI, con una Ley de Igualdad, y parece que vamos para atrás como los cangrejos!.


El gobierno que dentro de poco se formará tiene que actuar con mano dura contra estas cuestiones. Y yo no ya el gobierno, sino el parlamento entero. No más discriminaciones contras las mujeres, por favor.

La ciudadanía también tenemos que hacer nuestra lucha activa, pequeñita, como granitos de arena, pero eficaces contra cuántos desprecian a la mujer y hacen gala de un machismo caduco.

Pidiendo hojas de reclamaciones en los hospitales donde veamos actitudes discriminatorias, que sepan que nos quejamos, o poniendo la crucecita en el cuadrito de la declaración del IRPF a organizaciones que no desprecien a la mujer.





3 comentarios:

genessis dijo...

Hola Alfonso

Qué lindo verte y escucharte desde este rincón del planeta. No dejo de embelesarme de la sabiduría del hombre y la largueza de Dios que hacen cosas asombrosas, ¡engancha fácilmente!

Me hubiera gustado escuchar todo el programa de “tierra de fuego” (si te entendí bien)

“Tierra del fuego”, me vino a la mente aquel rincón o pie congelado de mi querido país, argentina. (Ahora vivo en un país adoptado y en un tiempo prestado...)

“Tierra del fuego”, la tierra de los pingüinos auténticos...

Un abrazo de Paz y Bien!
Stella

Alfonso dijo...

Gracias Stella, por tu visita.
El programa se llama Tierra de Fuego, precisamente por el sur de Argentina. Hace mucho que leí la historia de los Onas, la población que vivía allí y que desapareció.
Los viajes de Magallanes cruzando el estrecho de su nombre, los glaciares, los pinguinos, y esa ciudad de nombre único, Usuhaia, me encandilaron.
Por eso el programa trata de alguien - yo - que harto de la civilización occidental, se va a vivir allí con la sola compañía de los pinguinos. Y no veas lo tranquilo que se está. Aunque voy virtualmente todo los lunes, ojalá un día pueda conocer Argentina. Desde las cataratas de Iguazú, hasta Tierra de Fuego, pasando entre el Paraná - donde tengo un gran amigo - y el Río de la Plata. Imponente país. :)

Satie dijo...

Es una vergüenza que la igualdad hombre mujer aún sea una batalla.