25 abril, 2008

Las casualidades.


Cálculo de probalidades.

Seguro que en vuestras vidas han sucedido hechos inaúditos, que han parecido imposibles cuando los has visto ocurrir. Qué te preguntas, cómo, cómo, y cómo han pasado y no le encuentras explicación.

La simple casualidad. El estar en el momento y sitio justo.

Cuando yo era más pequeño, iba con mi familia a la playa. Por aquél tiempo, acudíamos a Punta Candor, una playa de Rota. Todos los domingos, la misma ceremonia. Llevar las amacas, las sillas, las mesitas, la nevera, los bolsos, etc... del coche a la arena. Y la clavada de la sombrilla, por parte de mi padre.

Luego, los baños, y después, la tapita, que era cuando mi padre sacaba de su bolsillo la protagonista de esta historia.

La navaja.

Mi padre todo lo come con navaja, porque ha vivido y trabajado en el campo durante muchos años. Ahora que vive en la ciudad, pues le da igual. Navaja para cortar el pan, la fruta o lo que sea.

Pues bien, un domingo, después de comer las tapitas, al buscar mi padre la navaja para otra utilidad....

:- Adiós, he perdido la navaja. Vaya. Todos a buscarla, removimos la arena – imaginaros que dificultad- y nada, la navaja no apareció, para disgusto de mi padre. No por lo que valía, sino porque le tenía cariño.

Y pasó el tiempo.

A la semana justa, hala, a la playa otra vez. Y con navaja nueva. Mismo ritual. Bolsos, sillas y demás artitulugio desde el coche a la playa. Luego, mi padre clavó ceremonialmente la sombrilla en la arena.

¡Click!

-Papá, hay habrá un pelote.

-Sí, debe haber algo, ha sonado.

Escarba mi padre con las manos, y encuentra algo; se le pone la cara blanca.

¡La navaja!

Dios. Había pasado una semana. Gente por encima. Mareas altas y bajas. Y va mi padre, y clava la sombrilla en el mismo sitio donde se encontraba la navaja, que obviamente no era el mismo sitio que el domingo anterior.

Allí estaba ella. Con sus muescas. Un poco oxidada, por la humedad del mar.

Papá , ¿le ataste los guevos a San Cutufato?

No, yo no he hecho nada de eso. Esto parece de brujería.

Y lo parecía.

Aunque yo le llamo, probalidad. Una altísima – y manda narices – probabilidad.

8 comentarios:

Agata dijo...

Alfonso,si te encuentras en la playa o en la calle cien euros son míos...jajajajaja.

SOMMER dijo...

No se si son los de San Cutufato, pero tiene guevos la historia....

Abrazos

sinretorno dijo...

Alfonso entro en tu blog, desde tu visita. Te comento, me dijiste que eres católico. Pero en el blog, sobre todo en subidas y bajadas, propaganda etc. veo que no tienes en mucha estima al Papa. Eso me duele, prefiero equivocarme con el Papa que acertar yo sólo, si ese fuese el caso. Además Bendicto es un intelectual, temidoy el único capaz de manatener una largo diálogo sobre razón y fe con Habermas. Católico viene de universal. Pedro fue un bocazas, negó a Cristo, pero sobre esa piedra se edifica a la Iglesia. Ojo no quiero Papas temibles, pero tampoco católicos sin Papa. Abrazo.

Miguelin dijo...

Hola Alfonso, solo decirte que pasaba por aquí por tu blog al ver tu comentario en mi blog.... me gusta tu blog así que te seguiré leyendo...y si quieres nos enlazamos en el de cada uno.. Un saludo y apuesto por Maria del Mar Moreno.

Angie dijo...

wooooowwww! tu padre tiene que ser buenísimo jugando a los dardossssssss.....

Alfonso dijo...

Agata, esas cualidades no las he tenido nunca, exepto una vez que me encontré mil pelas en el instituto y me las gasté en la cinta de marinero de luces de la Pantoja, qué verguenza jajajaja

Sommer, tiene guevos sí jeje

Miguelín, ahora te enlazo compañero. Con María del Mar Moreno, estuve el año pasado en la entrega de los premios Clara Campoamor que fue aquí en Jerez, de todas formas, en el PSOE hay tan buenas mujeres, que habrá una fuerte compentencia.

Sin retorno, no es cuestión de estima a Ratzinger. Como persona no le reprocho nada, no soy nadie yo para eso.
Le reprocho como Jefe de Estado y como gestor de nuestra Iglesia.
Sencillamente, no creo que sea un buen Papa: sus escándalos con la pederastia, su aplastamiento de la teología de la liberación, su persimividad con la expansión del odio y el malhumor a través de la cadena COPE, su entrada en la política española haciendo una oposición atroz a Zapatero, su homofobia, su falta de sensibilidad a colectivos como los divorciados, las madres solteras, los curas casados. Su oposición a los métodos anticonceptivos, su no condena a la pena de muerte, su no aceptación de la Carta de los Derechos humanos, ... son muchas cosas. Claro que para mí como católico que soy es importante el Papa. Pero mi modelo de Papa, es Juan XXIII, no lo que está haciendo Benito XVI, para mí, responsable, junto a Juan Pablo II de la crisis más grande de credibilidad en la Iglesia de los últimos tiempos.
Cayeron en los brazos del Opus Dei y los legionarios de Cristo y demás, y olvidaron al resto de su prole.
Quiero una Iglesia de ovejas, con un buen pastor al frente; por eso,c onsidero que es mi responsabilidad denunciar lo que creo que se aparta de los caminos del Evangelio. Prefiero a ser una oveja perdida, que un borrego.

Alfonso dijo...

Angie, no te lo aconsejo , te saltaría un ojo jaja

Alfonso dijo...

Miguelín, no me sale la dirección de tu blog y la estoy buscando y no la encuentro. Pónmela por favor.