04 abril, 2008

La cruz del IRPF. ¿Dónde la ponemos?


Ayer recibí mi borrador de la Declaración de la renta, y hoy lo heconfirmado a través de internet. Lo he tenido que reflexionar; algunavez he hablado de lo que pienso de las asignaciones que los ciudadanospodemos hacer tanto a la Iglesia Católica como a las Organizaciones NoGubernamentales, sin que tenga un coste ecónomico para nosotros.
Recuerdo la normativa:


Ejercicio 2007 (aplicable a las declaraciones a presentar en 2008).

1.1. Asignación tributaria a la Iglesia Católica

La disposición adicional decimoctava de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2007, en desarrollo de lo previsto en el artículo II del Acuerdo con la Santa Sede ha establecido con carácter indefinido y con vigencia desde el 1 de enero de 2007, que el Estado destinará al sostenimiento de la Iglesia Católica el 0,7% de la cuota íntegra del IRPF correspondiente a los contribuyentes que manifiesten su voluntad en tal sentido.

1.2. Asignación de cantidades a fines de interés social.

La disposición adicional decimoséptima de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2007, establece que el Estado destinará a subvencionar actividades de interés social el 0,7 de la cuota íntegra del IRPF correspondiente al os contribuyentes que manifiesten su voluntad en tal sentido.


Resalto que:


Si marcamos "Iglesia Católica", dedicamos el 0.7 % de nuestro IRPF a la Iglesia.

Si marcamos "fines sociales", dedicamos el 0.7 % de nuestro IRPF a fines sociales (Organizaciones no Gubernamentales de Acción Social yde Cooperación al Desarrollo para la realización de programas sociales)

Si marcamos ambas, dedicamos el 0.7 % a la Iglesia y el 0.7 % a fines sociales.

Si no marcamos ninguna, el 0.7 % de nuestro IRPF irá a parar a losPresupuestos Generales del Estado con destino a fines generales.


Por lo que, se puede marcar las dos opciones.


Dar una parte de mis impuestos a fines de interés social, me parece muy bien. En eso notengo ninguna duda. Marco la cruz.

Ahora ... con la Iglesia ¿qué hacemos?

He pensado mucho sobre ello.

Creo que en la Iglesia debemos ser autosuficientes, no depender delEstado en nada, para así poder ser libres y responsables con nuestras obligaciones como cristianos. La Iglesia debería de ponerse encontacto con cada bautizado, y explicarle su obligación al mantenimiento de nuestra Institución en las medidas de sus posibilidades.

.

"Todos los creyentes vivían unidos y compartían todo cuanto tenían.Vendían sus bienes y propiedades y se repartían de acuerdo a lo quecada uno de ellos necesitaba. Acudían diariamente al Templo con muchoentusiasmo y con un mismo espíritu y compartían el pan en sus casas,comiendo con alegría y sencillez" (Hech. 2, 44-46).

.

Me gustaría saber cuál sería la respuesta de lo fieles.

A lo mejor, laIglesia recibe mucho dinero y no hace falta pedirlo al Estado o, a lo peor, nos damos cuentas de que habemos muchos bautizados, pero que a la hora de ejercer el cristianismo, nada de nada.

Ahora bien, sabemos de la situación actual de la Iglesia en España, más concretamente la de la Conferencia Episcopal Española y su actitud con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusan de laicismo, y que curiosamente, permite y facilita a los ciudadanos el aportar dinero a la Iglesia, en virtud de los acuerdos con el Vaticano y en clara discriminación con el resto de confesiones – aunque muchomás minoritarias – religiosas de España.

¿Qué hacemos, le ponemos la cruz a la casilla de la Iglesia?

Yo sólo pensar que un solo céntimo de mis impuestos puede ir a parar para comprar una capa nueva a Monseñor Cañizares o para pagar la nómina de algún empleado de la COPE cuyos nombres todos sabemos, me dan escalofríos.

Pero también hablaba hace tiempo con un cura, que ni se pone capas, ni insulta a los homosexuales, ni está enfadado por las mañanas, ni es machista, que tiene que hacer malabares para recargar la tarjeta del móvil , y que hace su trabajo como buenamente puede, y me decía, que el que la gente no pusiera la cruz para laIglesia, lo pacederían también personas como él, y otras personas que hacen un trabajo muy digno dentro de la Iglesia.

.

Dura encrucijada.

.

¿Le voy a negar el pan y la sal a las hermanas que llevan el comedor de El Salvador? ¿le voy a negar la ayuda al cura que - los hay - paga con el dinero de su comunidad facturas agua y luz a gente que no puede? ¿Le voy a negar la ayuda a la religiosa que ha decidido ayudar a los enfermos? ¿voy a tener el morro de ir a Misa, aprovecharme de servicios como la luz, la limpieza, velas, y demás cosas necesarias, que no son gratis ?


Lo he reflexionado bien.

Ponga la cruz o no la ponga en la casilla de la Iglesia, los obispos van a seguir viviendo en sus palacios episcopales, comprándose las capas que quieran, manteniendo las radios que quieran, y haciendo, como vienen haciendo, lo que realmente quieran.

Así que miren, voy a poner la cruz en la casilla de la Iglesia y en la de otros fines sociales. En las dos. No por algunos en mi Iglesia, que no se lo merecen. Sino por la Iglesia de base. Que esa sí que sabe de cruces, en especial, de la que fue vencida el pasado Domingo de Resurreción.

1 comentario:

El Peregrino Ruso dijo...

Gracias por poner la cruz, asi nos ayuda a muchos sacerdotes que tambien opinamos como tu sobre la conferencia episcopal. La Cope se mantiene por si sola por eso estáte tranquilo. Pero la monja de la calle, el cura que esta en un pueblo entregando los mejores años de su vida en una parroquia, y a veces dando de su propìo dinero, e ir a super, a comprar leche y garbanzos para los niños de una mujer que su marido no le pasa la pension y no tiene dinero, y ese dia e incluso te quedas sin comer tu. Hablo con conocimiento de causa. Gracias por tu X