11 abril, 2008

Dientes

La foto es de petite1976


Los domingos eran muy placenteros en mi casa. Yo volvía a ella. Durante la semana en Jerez, con mi abuela y mi tía, para ir al colegio. Y el último día de la semana, iba a mi casa andando, al campo. Estaba con mi madre, mi padre, mi hermana, y correteaba por allí como un cabritillo.
Las tardes eran especiales porque recibíamos visita. Yo tendría siete años. Venían siempre mis padrinos que tenían una confitería y llegaban cargaditos de dulces. ¡Qué ricos!
Toda la tarde estaba esperando a que llegaran.
Pero aquella vez era especial. Se me movía un diente y claro, eso era noticia.
- Tito – porque mi padrino era mi tío, también –
- Qué
- Se me está moviendo un diente.

- ¿Sí?
- Sí, se me va a caer.
- Vaya. Eso no será nada para cuando se te caigan los ojos.
:-O
Dios mío de mi vida. Se me cayó el universo encima.
¡Mis ojos, Dios mío, mis ojos!
Empecé a llorar compulsivamente, y sólo recuerdo a mi madre discutir con mi tío.
¡Cómo se te ocurre decirle eso al niño!
Y yo a llorar, llorar y llorar.
Porque mi preocupación no era que se me cayeran los ojos, si no que se me cayeran ambos dos a la vez, .entonces – esa era mi inquietud - ... ¿cómo vería?




5 comentarios:

Nadie dijo...

¡Qué maravillosa es la ingenuidad de la infancia!
Mi abuelo siempre nos contaba que en su juventud había sido cazador de tigres en Africa. Nos llevó años darnos cuenta que eran historias del abuelo para divertirnos. Durante mucho tiempo nos convenció. :D

Agata dijo...

Tu tío sería bueno para escribir historias de terror...

Alfonso dijo...

Gracias nadie por tu visita. Es verdad, de pequeño nos lo creemos todos, y los seres que queríamos eran nuestros héroes.
Agata, miedo me das contando tú historias de dientes ... jjj

Fabio dijo...

Alfonso: gracias por ese fragmento de Benedetti:
"Te quiero en mi paraíso;
es decir, que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso".
Un gran abrazo, y buen fin de semana!
faBio

Satie dijo...

Bonita historia Alfonso, demuestra la bonita ingenuidad de la infancia...