07 marzo, 2008

Somos Isaías. Somos Mari Luz.




Después de escuchar tanta radio, ver tanta tele, leer tanto, no tengo ganas de escribir. Hay días que la mala suerte, viene junta. Te ataca por todos lados. Al asesinato de Isaías, al dolor que llega del norte, se le suma el del sur. Mari Luz también ha aparecido muerta. Han matado a un trabajador. Han matado a una niña. ¿En qué planeta vivimos? Estudiantes judíos asesinados en una biblioteca.

No, no dan ganas de escribir. Tengo ganas de cerrar los ojos y escuchar música. Ahí os dejo algo en el dulce idioma vasco. Tuve un compañero, un amigo en la mili, vasco, de Pasaia. Me enseñó a amar esa tierra que espero conocer algún día.

Hasta mañana.


1 comentario:

Agata dijo...

Qué día más malo ayer,Alfonso.Ya cuando te hice el comentario en lo de los árboles mi pareja se enteraba por la radio de lo de Mari Luz.Por eso te puse que me llevaban los demonios...No quise ponerte nada para enterarme bien.Y tampoco tenía fuerzas para hacerlo.Cinco añitos,cinco.Un angel.Una niñita...Y lo de ese padre asesinado a las puertas de su casa.Hay días que debían ser borrados.Y los monstruos que hay por ahí merodeando que sean pillados.Te iba a poner otra cosa más fuerte.Pero,ante todo,educación aquí.Un beso.