20 marzo, 2008

Si tú no vienes, nosotros vamos a buscarte.

Si tú no sales, nosotros vamos a buscarte.

El Miércoles Santo jerezano de 2008 será recordado por mucho tiempo. Ninguna de las seis hermandades que tenían que hacer penitencia por las calles de Jerez, pudieron hacerlo a causa de la lluvia.

Es difícil de entender el sentimiento cofrade si se vive desde fuera. Conozco gente que estaba deseando – porque me lo dijeron – de que lloviera en Semana Santa.

Las cofradías producen sentimientos encontrados. El no creyente que pasa tres kilos del tema, y se siente molesto – y con razón – de encontrarse una ciudad patas arriba en lo concerniente al tráfico durante una semana.

El creyente normal, que tiene una formación de catequesis en su parroquia y que no entiende las hermandades. Las ve como instituciones de hace quinientos años, que hoy no tienen sentido ante un cristianismo liberador, y que ha caído en las manos del negocio, la idolatría y el paganismo.

Y el cofrade. Que es una persona que ha conocido el mundo de las hermandades desde pequeño. Lo ha mamao desde chico. Que le importa un pito la última encíclica de Benedicto – Benito – XVI. Que no va a catequesis. Que es homosexual, o que tiene relaciones prematrimoniales con su novia, o que está separado. Que no votan al Partido Popular. Les da igual. A él o ella, sólo le importa su Titular. Su Cristo. Su Virgen. Su Señor. Sueñan con ello todo el año.

Ayer lloraban todos. Unos, no entenderán esas lágrimas. Otros, sí.
Todo un año trabajando, gastando dinero, para llegar a ese momento tan especial: cuando se abren las puertas del templo y sale la Cruz de Guía.

Ayer no pudo ser.

Me acordé de Paco en la Amargura. De Francis, bajo la Virgen de los Dolores. De Antonio, esperando al Soberano Poder. De Carmen, soñando con su Consuelo del Pelirón. Del barrio de Santiago,queriendo a su Prendimiento. De diez mil personas esperando acompañar al Señor de la Salud en sus Tres Caídas detrás de Santa Marta.

No pudo ser.

Muchas gentes – repito – no les entenderán su dolor. Yo sí, porque sé que en ellos, hay Fe.

Ayer muchos jerezanos y jerezanas, dejaron las calles para ir a buscar a sus Titulares que no salían. En los templos no se cabía.

No te preocupes, sagrado Titular. Si tú no vienes, nosotros vamos a buscarte.
.

En orden de arriba a abajo, Santa Marta, Patrocinio, el Señor de la Salud en sus Tres Cáidas y el Prendimiento (Prendi) en sus respectivas sedes, sin poder salir por causa de la lluvia.

2 comentarios:

Miguelo dijo...

vaya figuras mas chulas.

Alfonso dijo...

Pues no has visto nada .. :)