25 marzo, 2008

Historias, mi historia, tu historia. La Historia.

Yo no sé si ustedes habéis tenido alguna que otra vez este pensamiento: ¿qué hubo aquí antes, sobre la tierra que piso?
Sí. Yo me lo pregunto muchas veces; quizás, por eso me guste tanto la Historia.
Puede parecer una tontería, pero sé que hubo gentes que caminaron por los mismos caminos que yo. En el centro de la ciudad, no han cambiado tanto. Gentes que pudieron mirar el cielo, viendo las mismas estrellas que yo.
Es curioso, pero de mis abuelos para atrás no sé nada. Algún día, con tiempo, me iré a los archivos a curiosear. Qué gentes estuvieron andando por aquí. Qué hacían. Cómo vivían.
Para eso están los investigadores y nos lo cuentan.
Por ejemplo, no sé describir la sensación que tengo cuando ando por la Calle Francos de Jerez. Era la calle principal en el Jerez musulmán. ¿Cuántas personas andarían por esa calle, jerezanos y jerezanas como yo, con sus asuntos en su cabeza?
¿Cuáles serían sus problemas? ¿estaban enamorados? ¿tenían tiempo libre? ¿leían? ¿Cómo era de oscuro Jerez en esas noches de hace más de quinientos años?
¿Dónde están sus cuerpos enterrados?
Ya, ya sé que no son mis antepasados. Yo tengo apellidos con procedencia de Galicia y castellanos, como la mayoría de la población actual de Jerez. Somos descendientes de aquellos cristianos de la Reconquista.
Cuando las obras del aparcamiento de la Plaza del Arenal, aparecieron tumbas árabes mirando hacia La Meca. Me pasé largo rato mirando aquello y pensando.
¿Cómo sería aquél cementerio?¿Cómo fueron aquellos entierros? ¿Quiénes estaban allí enterrados? ¿Cómo realizaron sus vidas? Me imagino un día triste para sus familiares, unos familiares que jamás pensarían que aquél campo a las afueras de la muralla de la ciudad, sería un día precisamente ciudad y otro jerezano miraría más de quinientos años después sus tumbas y pensarían en ellos.
En Jerez hay mucho de historia árabe, almohade, para hablar mejor. El islam me atrae y me repele. Me atrae como cultura y como religión, pero me repele por las cosas que todos sabemos: sus machismos y sus radicalidades. Su Dios no lo pongo en cuestión. Es el mismo Dios de siempre. El mismo de los cristianos. El mismo de los judíos.

Como me gusta la Historia, la Universal y la de Jerez, alabo cuántas cosas sirvan para ayudar a la ciudadanía a conocerla.
Hoy, la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, ha inagurado el Centro de Interpretación de la Medina de Jerez. Un sitio más para conocer lo que fue el Jerez árabe y las cosas que en Jerez tienen ambas culturas en común.


La alcaldesa, Pilar Sánchez, acompañada por la diputada provincial de Empleo y Desarrollo, María José Valencia, el delegado de Fomento Económico, Francisco Lebrero, y el delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol ha inaugurado, esta mañana, el Centro de Interpretación de la Medina de Jerez. Se trata de una instalación ubicada en el Zoco de Artesanía, que viene a complementar el equipamiento con un espacio dedicado a facilitar a los turistas y ciudadanos información que les permita interpretar el patrimonio cultural hispano-musulmán de Jerez.

El Centro de Interpretación de la Medina está situado en la entrada de la planta baja en el rehabilitado edificio de las antiguas Carnicerías Viejas en plaza Peones. La alcaldesa evaluó este equipamiento de forma positiva destacando que “con el Centro de Interpretación de la Medina histórica le otorgamos una dimensión superior al Zoco de Artesanía”, añadiendo que “junto con la oferta de los artesanos, este equipamiento se convierte en un referente cultural para la ciudad y turístico para el visitante”.

.


.


.



.
Esta instalación facilita el conocimiento real de la antigua medina de Jerez, ofertando rutas turísticas a partir de la propia ubicación geográfica del Zoco de Artesanía, además de establecer relaciones entre los procesos de evolución de las medinas de Jerez y Tetuán. Los contenidos del Centro de Interpretación de la Medina, que cuenta con un espacio cubierto de aproximadamente 25 metros cuadrados y el espacio abierto que supone el patio colindante de unos 110 metros cuadrados, están divididos en tres grandes bloques: El concepto de Medina, el proceso de su evolución y desarrollo; La Mezquita como núcleo originario de focalización de la estructura urbana; El Alcázar como elemento de visualización del poder; Los elementos defensivos: murallas y torreones, y la vivienda como elemento nuclear en el desarrollo de la Medina.

Los elementos principales Centro de Interpretación consisten en dos ordenadores táctiles con toda la información gráfica necesaria para la difusión de la Medina hispano-musulmana y la realidad cultural existente a ambos lados del Estrecho, así como murales expositivos en las paredes.

Exposición

Dentro de las actividades paralelas de promoción del Zoco de Artesanía, se ha inaugurado una exposición de pinturas de Vicente Juliá que permanecerá expuesta en las instalaciones del Zoco hasta el próximo día 25 de abril. Esta muestra se presenta bajo el título ‘Retratos de la infancia’. Juliá nace en Tetuán en 1930 y cursó estudios de Comercio y Bellas Artes. Cuenta con numerosas exposiciones y su obra está colgada en varios museos españoles y del extranjero.


Sin embargo, la historia nuestra es más larga y se pierde en el origen de los tiempos.
Jerez, provincia de Cádiz ha sido tierra de paso y asentamiento.
Si me gusta todo lo que fue nuestra historia arabesca, qué deciros de lo que fue también toda la historia nuestra durante el Imperio Romano.
Mucho más abajo en la tierra. Mucho más abajo en los años que los árabes, los romanos, que nos dejaron tantas y tantas cosas, también anduvieron, vivieron, soñaron y padecieron por estas tierras.
El día de Andalucía pasado me fui con M. a las playa de Bolonia. No sólo por el espectáculo que nos da la naturaleza allí, sino por andar por las ruinas de Baelo Claudia. Ese poblado romano dedicado a la salazón del atún.
La Junta de Andalucía tiene un magnífico Centro de recepción de visitantes que merece la pena conocer. Aunque ya había ido antes, no me canso de volver a Baelo.Aquél día, más de mil doscientas personas ávidas de conocer nuestra Historia, estuvimos allí. La Consejería de Cultura nos regaló – porque entrar es gratis – unas representaciones de teatro donde – lo que yo siempre he soñado – personajes del pasado aparecían para hablarnos y contarnos quienes eran. Hoy lo comparto con vosotros. Aquí está el vídeo de una de las teatralizaciones.











.



Y este vídeo de aquí abajo, es la Playa de Bolonia, para quien no la conozca. Tiene 500 metros de largo y 40 de anchura, encarada contra la costa de Marruecos, que si el día está claro, se divisa perfectamente. De noche, se ve perfectamente las luces de Tánger y el faro del Cabo Espartel.









En esta fotografía de www.natureexplorer.com se puede ver perfectamente la costa de Africa, como digo, desde las dunas de la playa de Bolonia subiendo hacia la Punta Camarinal.
.

5 comentarios:

Emevé dijo...

Hola, te vi porque comentaste en el blog Mamás Solas sobre un escrito mío y me he metido a curiosear en tu blog y me encuentro con esto que me parece increible.
A mi eso me pasa todo el tiempo. El centro de Lima es el mismo desde la conquista y los cerros de alrededor han sido testigos de batallas innumerables. El suelo que piso ha sido una ciudadela pre inca y me imagino a veces a esas personas y lo que sintieron al andar por aqui.
En fin. Me ha encantado.
(Por cierto, hablo de Lima porque soy limeña :-) )

Alfonso dijo...

Me alegro de tu visita y de saber que no soy el único que pienso lo mismo. Ahora estoy leyendo un libro sobre la historia de América. Todavía no he llegado a Perú, ando por Venezuela. Es un motivo más para hacer turismo, no sólo ver lo que hay, sino pensar en lo que hubo. Saludos :)

Satie dijo...

Cada vez me gusta más la historia, debe ser por la edad.

Emevé dijo...

Pues sí, en realidad el turismo por mi tierra más "marketeado" es el histórico. Así que vas a encontrar buenas propuestas al respecto.
Un abrazo y si te pasas por Lima, te invito un café.

Alfonso dijo...

jaja, vale. Tengo compañeros que vivieron en Lima. Un saludo.