17 marzo, 2008

Disfrutando la alegría (4)



Vengo cansado de ver los pasos. En algún post venidero, contaré cosas sobre la Semana Santa espectáculo - que no la Semana Santa de verdad - que venimos celebrando en Jerez, como en el resto de Andalucía. Dolor de pies, cansancio. Pero no paramos. Día a día. A hartarse de andar. Y de pasarlo bien claro. Bueno, me callo que si no me sale ya el post semanasantero.
Todos los días quiero disfrutar la alegría y compartirlo con ustedes. Hoy como digo, vengo cansado, y como que no tengo ganas de bailar. Pero se puede disfrutar la alegría también pausadamente.
Los cantantes - al igual que otros muchos colectivos - han hecho mucho por la normalización del hecho homosexual en España. La canción que hoy elijo la vi en directo - ¡qué suerte! - en el concierto ¡Ay, Dalai! que Mecano dió en Jerez, a principios de los noventa.
De todo lo que cantaron, más de 40 canciones, me emocionó Mujer contra Mujer. Tenía una compañera lesbiana en clase, que era su himno. Comprensible. José María Cano, compuso una bonita melodía con una letra demoledora.
-------------
Nada tienen de especial,
dos mujeres que se dan la mano,
el matiz viene después,
cuando lo hacen por debajo del mantel.
Luego a solas,
sin nada que perder
tras las manos
va el resto de la piel.
Un amor por ocultar
y aunque en cueros
no hay donde esconderlo.
Lo disfrazan de amistad
cuando sale a pasear por la ciudad.
Una opina que aquello no está bien,
la otra opina que qué se le va a hacer
y lo que opinen los demás está demás.
Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo
mujer contra mujer.
No estoy yo por la labor
de tirarles la primera piedra
si equivoco la ocasión
y las hallo labio a labio en el salón
ni siquiera me atrevería a toser
si no gusto ya sé lo que hay que hacer
que con mis piedras hacen ellas su pared.
Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras de suelo
mujer contra mujer.
-----------
En esta ocasión, la podemos ver cantada por dos mujeres: una, Ana Torroja, alma de Mecano, y por otra, quizás la mejor voz - a mi criterio - de España: Marta Sánchez.
Cantando juntas, con las manos cogidas. Con dos pares de narices.
Cantando juntas para que la sociedad entienda que todas las personas son iguales.
Ala, cojamos nuestras manos también, unámoslas, y seamos también los hombres, mujeres por un tiempo. Y a cantar, y a disfrutar la alegría.
¡Salud! ¡Por ellas!

No hay comentarios: