04 febrero, 2008

Pesadillas




Los sueños a veces son terribles. Me refiero a cuando son pesadillas. No creo yo mucho en Freud. Pero reconozco que a veces me transtorna. Yo soy especialista en pesadillas. Podría escribir un libro de terror. Grito en sueños. Menos mal que M. tiene un corazón fuerte.
De pequeño soñaba que se estrellaba un avión. Un sueño repetitivo. Yo creo que del susto que me dió la primera vez que lo soñé, me influyó tanto, que me volvía y volvía. Freud diría que el avión era un símbolo fálico y que tal y cual. También es verdad que yo vivía cerca del aeropuerto y veía - y oía - aviones todos los días.
Anoche fue terrible. Estaba en casa de mis padres y entraba en el cuarto de baño. En la ducha, vi un bulto a través del cristal de la mampara. ¡Mi madre se ha caído! Al abrir la ducha, veía un montón de ropa, y empezaba a quitarla y quitarla para coger a mi madre, pero nunca llegaba, sólo ropa y más ropa. Me desperté sobresaltado y lloroso. Eran las cuatro y media de la mañana. Llovía. En la calle y en mi alma. Mi madré murió hara un año y medio. Entiendo que el cerebro necesite sus escapes, pero te deja hecho polvo. A las cuatro y media, despierto. Y me levanto a las seis y media de la mañana. Así que no he dado pie con bola durante el día. Malditos malos sueños.

1 comentario:

Agata dijo...

Ya hace tiempo que no tengo pesadillas.Me acuerdo que cuando mi padre vivía tenía la pesadilla de que estaba muerto.Cuando falleció me ocurría lo contrario,soñaba que estaba vivo.Y cuando despertaba lloraba muchísimo.Otra pesadilla que me acompaña siempre es que en el mundo estoy sola.Todas las calles vacías,nadie.Y también que se me caen los dientes.Horrible.