14 febrero, 2008

Eres tú


No, no hace falta que me recuerden que yo te quiero. Ni que apareciste de la nada un día de febrero. No. No hace falta. Ni que me adornen los centros comerciales. No. No hace falta que me hagan creer que tengo que comprarte cosas. Que tengo que gastarme el dinero para decirte que te quiero.
No. No hace falta. No nos hace falta.
Tengo tus risas, tus sonrisas, tus enfados, tus carreras, tus nervios, tus silencios, tus ojos. Tengo tu boca, tengo tu corazón. Cada parte tuya entreteje los minutos del día. Y así, poquito a poco vamos haciendo el calendario.
No. Nosotros no quitamos hojas al almanaque. Nosotros las ponemos. Hoy, una más. Más tiempo juntos. Más tiempo vividos. Y de vez en cuando, nos alegramos porque damos una vuelta al Sol.
Tú eres así. Yo soy así. No necesitamos ángeles que nos claven flechas un día frío de febrero. Los días no son importantes. Las marcas no son buenas.
Yo no quiero día de los enamorados que hacen gastar dinero a los felices, y a otras personas las hacen muy infelices. No. No quiere montajes.
Mejor nosotros. Nosotros nos lo montamos mejor.
Sin cortes ingleses. Sin cenas sin tener ganas de comer. Sin rollos intermedios.
Solos tú y yo.
Sin regalos que ocupen espacios.
Sin ser elementos del consumismo barato.
Solos tú y yo. Y nuestras manos juntas.
Para que queremos más y para qué queremos tener menos.
Pobre San Valentín. En que lo han convertido.
Nosotros le respetamos y por eso, no nos reímos de él.
No hagamos casos a estas fiestas impuestas.
No le hagamos casos a estos comerciantes del corazón.
Ellos son así.
Pero yo prefiero,
Como eres tú.


1 comentario:

Agata dijo...

Cosa más bonita...
Odio los centros comerciales en estos días...