02 febrero, 2008

Anónimos




Son anónimos, personas cobardes que pululan por internet, entrando en los blogs y dejando sus comentarios.
Normalmente, el comentario de anónimo, en mi blog, son insultantes.
Pues ya está bien. No lo volverán a hacer. En mi blog sólo hay una censura: la mala educación. Quien escribe faltándome el respeto o faltándoselo a los demás, no tienen sitio. Así que a partir de ahora, en este blog no se podrán hacer comentarios anónimos. Hay que dar la cara. Los cobardes no tienen sitio.
Para anónimo, me quedo con el Lazarillo de Tormes, que ese, a pesar de pillo, era buena gente :)

3 comentarios:

Rukaegos dijo...

La verdad, no sé si celebrarlo o preocuparme pero esos anónimos malnacidos y cobardes nunca han pasado por el santander posible. Debe de ser que mis posts son demasiado largos para sus neuronas jajajaja.

De todas maneras, haces bien en ignorarlos. Norma número uno de cualquier foro o blog: Dont feed the troll. No alimentes al troll, que es como se conocen en el argot estos individuos que aparecen buscando gresca.

Es díficil a veces. Reconozco que en foros donde actúan con frecuencia como DosManzanas, a veces no te queda más remedio que tirarles un par de cacahuetes a los trolls para quedarte tranquilo, pero no suele merecer la pena.

Por cierto, jejeje, al final vamos a tener que acabar aceptando que el Lazarillo es anónimo pero menos: estoy leyendo un estudio excelente de la catedrática barcelonesa Rosa Navarro que deja casi demostrado que el autor del Lazarillo fue (probablemente fue) Alfonso de Valdés, secretario de Carlos I y erasmista de pro.

Saluducos.

Alfonso dijo...

Entoces posiblemente lo sea, porque si lo escribió un Alfonso, es bueno ;)

Agata dijo...

Esos son los valientes.Los que se escudan en la sombra y no dan la cara ni el nombre...