07 enero, 2008

Música para empezar un año.



Una de las mejores maneras de comenzar el año, sin duda, es con la música. Si es buena mejor. En el primer programa del año, que en Frontera Radio dedicamos al mundo de la zarzuela, la ópera y la música clásica, todos los sábados en directo, a las diez de la mañana, la selección musical que pusimos fue la que pongo a continuación, en su mayor parte, elegida por los oyentes.
Hemos comenzado, como no podía ser menos en Año Nuevo, con la Marcha Radetzky, de Johann Strauss, padre. La célebre pieza que se toca todos los primeros de año en el Concierto de Año Nuevo, en Viena, al final de éste y al son de las palmas.
A continuación, zarzuela, con La Parranda, del maestro Alonso, con su célebre Canto a Murcia, convertido en himno de nuestra comunidad vecina.
Del padre pasamos al hijo. Johann Strauss, hijo, con su Bello Danubio Azul, de los más pedidos en la radio, y de los más famosos. Mientras nuestros oyentes sueñan con bailes de valses en la Viena Imperial, yo me voy al espacio con Stanley Kubrick que utilizó esta música como banda sonora de 2001, una odisea espacial, cuando el Doctor Floyd iba navegando hacia la Luna en busca de TMA-1.
El flamenco es mucho en Jerez. Por eso, no es de extrañar que nos pidan la obra de Giménez, La Tarántula, que pertenece a La Tempranica.
La paz con otro hit de la música clásica. En este caso, ballet. El lago de los cisnes, de Tchaikovsky.
Seguimos con lo andaluz, con un barbero muy particular, Fígaro. El barbero de Sevilla, de Rossini.
Lo que se escucha a continuación, lo escojo yo personalmente. No es muy común que pidan música barroca. Escuchamos el adagio de Abinoni concerto para oboe op. 9/2 in D minor. No es el famoso Adagio. Es otro. Pero tan bello, como el primero.
La risa entra con una zarzuela que tiene de todo. La Dolorosa, con los amores de Perico y Nicasia.
Mozart. Siempre Mozart. Cómo no podía ser. Siempre tiene la gente ganas de escucharlo. Y con razón. En esta ocasión, la Pequeña Música Nocturna.
Ya para casi irnos. Un poquito de marcha. Pero de marcha de la buena. La Marcha Triunfal de Aida, de Verdi.
Y para irnos del todo, una obra maestra. Doña Francisquita, de Amadeo Vives.

No hay comentarios: