31 diciembre, 2007

No han podido.


No han podido. No tienen la fuerza que creen – o quieren – tener. Dos millones según la organización. Ni el Ayuntamiento de Madrid ni la Delegación del Gobierno han dado cifras.
Según El País, cuya resumen adjunto, 160.000 personas. De 86.000 a 175.000 según El manifestómetro, que de esto si saben.
Lo que de seguro es verdad, es que estaban todos menos uno... el Obispo de Tenerife, ese... no estaba.


Somos muchos los cristianos que no estamos de acuerdo con estos actos.


No me gusta el acto que ha hecho Rouco esta mañana en Madrid:

Porque pienso que han utilizado la liturgia para hacer un acto político contra el gobierno legítimo de España.


Porque han criticado la ley de regulación del aborto, y durante los ocho años de gobierno del Partido Popular, no se opusieron a la ley, - que era exactamente la misma - , no se convocó ninguna concentración y guardaron silencio ante tan grave asunto.


Porque han hablado en contra de la Ley de Divorcio, y durante los ocho años de gobierno del Partido Popular, ídem de ídem, como con el tema del aborto. Guardaron silencio. Agravado aún por Monseñor Rouco, que casó en matrimonio católico a mujer una divorciada, Su Alteza Real, la Princesa de Asturias, sin hacer observación alguna.


Por despreciar a todas las personas homosexuales, sin importarles el dolor que inflingen a los que la misma Iglesia tiene en su seno, dejando de ser Madre y Maestra.


Por que son los provocadores de que muchas personan nieguen la equis a la Iglesia en la Declaración del IRPF.


Por el daño que le están haciendo a nuestra Iglesia.


Y por no decir nada – absolutamente nada- sobre las graves declaraciones del Obispo de Tenerife referente a la infancia.

1 comentario:

Fernando dijo...

me alegra mucho leerte, un saludo y hasta 2008.