07 diciembre, 2007

Gamberros






Desconozco si existe una legislación sobre los grafittis, o lo que es lo mismo, pintar las paredes de la calle. Es verdad que algunas pintadas son arte, pero no son a éstas a las que me refiero. Me refiero a las otras. A las que hacen los gamberros, los inadaptados, los sucios. Yo los sancionaría duramente. Ya no con multa económicas, pero sí, con castigos tales como servicios a a la comunidad, como pudieran ser limpiar y dejar como estaba todo lo que han ensuciado y deteriorado. Y si no, pues a la cárcel, porque no son capaces de convivir, hasta que aprendan que hay que respetar el mobiliario urbano, que es de todos. Vean como ejemplo, como alguien - o alguienes - han dejado las fachadas de diversos establecimientos de la Calle Larga de Jerez. Una vergüenza. El ayuntamiento, obviamente, no puede poner un guardia en cada puerta, pero debe aumentar en todo lo que pueda esta vigilancia, así como los mismos ciudadanos, denunciar a cuántos y cuántas veamos haciendo este tipo de fechorías. No hay derecho a que nos ensucien nuestra ciudad de esa manera.

3 comentarios:

Agata dijo...

Hay grafittis muy bonitos,grafiteros que no son unos gamberros.Esto que tú muestras es una gamberrada de mal gusto.El ayuntamiento no sé si ya lo ha hecho pero debería habilitar una zona para ellos.Paredes blancas que se pinten con grafittis cada dos por tres y que se vuelvan a pintar de blanco para otros grafiteros.O paneles que al ser pintados se puedan incluso vender para decorar parques empresariales que son tan sosos.Algo...Yo creo que los que hacen esto en la calle Larga no saben hacer grafittis.Por eso se compran un spray y se ponen a hacer el imbécil.El arte no es ensuciar.

Alfonso dijo...

Es que ahí está la cuestión, en distiguir a los grafiteros de los gamberros. De hecho, el cartel de la feria de este año, lo hizo alguien que se dedica a eso, pero es arte, y fue premiado por eso. En Jerez, hay sitios habilitados y muy bien pintados, les haré fotos, como el puente de la vía del tren, detrás del parque de bomberos, por cuatro caminos, incluso hubo un grupo - ahora no sé - dedicado a ello , dirigidos por Antoni Gavarre. Pero esto de la calle Larga es un desastre, se creerá artista y todo, ahí poniendo el código postal de una zona de Jerez como si de una marca fuera, y lo peor es que pienso que será uno o a lo mucho dos, pero que ruido hace y cuánta suciedad deja. Y cuánto daño hace a los graffiteros de verdad.

Agata dijo...

Los graffiteros de verdad se quejan de ésto.Y es que pagan justos por pecadores.He visto las obras de arte en los lugares donde tú dices.Eso sí es obra de graffiteros.Un beso,Alfonso.