10 diciembre, 2007

Feliz Navidad ¿Qué Navidad?

Escribo este post mientras realizo mi programa de radio de Tierra de Fuego, los lunes por la noche. Hace frío, y uno agradece que haya personas que decidan no ver la televisión y llamar a la radio y contarte cosas. Hoy, cómo no, tenía que hacer referencia a la Navidad. Es una fiesta que me revela. No la acepto con tal. No me gusta como la venden. Soy extremadamente revolucionario para que me quieran hacer entrar por el aro. Quizás porque haya sido educado en la Fe de otra manera, no soporto como algunos nos quieren robar la Navidad, la Navidad en sí. Quieren hacernos creer que Navidad es gastar, consumir, ... mentira. Navidad no es eso. Eso es falso. Nos engañan. Por mucha música que nos pongan. Por muchas luces que no enciendan. Navidad es que nace un libertador. Un libertador que entre otras cosas nos va a librar de eso. Del capitalismo salvaje. Del vender para chuparte hasta la sangre. No vender para abastecerte y vivir. Sino vender, para terminar vendiéndote a ti mismo a las garras de un banco y una tarjeta de crédito. Luego te atacan por tu lado más débil. Préparate que vuelve por Navidad. ¿Quién vuelve por Navidad? ¡Quién vuelva! Porque mi madre, ya esta Navidad, no vuelve, y me vais a convertir esta Navidad con tantos mensajes falsos de reuniones familiares en una tortura. Los dos chicos guardia civiles tampoco volverán. Y sus familias, pasarán unas navidades terribles. Al chico de quince años que han ahorcado en Irán por ser homosexual, a ese tampoco tendrán que esperarlo. Menos aún por ser musulmán. Y lo peor de todo. Ves a gente que no sonríe nunca, felicitarte. ¿Felicitarme qué? ¿Se ha leído usted el Evangelio, señora? ¿Sabe usted acaso en lo que yo creo, en lo que me hace vivir cada día? ¿Conoce usted acaso mi fe, para que usted me la utilice de esta manera con el único afán de venderme una caja de polvorones incomibles? No es que sea negativo, pero me revelo y no lo puedo aguantar. No soporto tanta mentira, y que intentan ocultar el mensaje más grande la Humanidad, que es lo que a mí me alegra: de que va a nacer Alguien, que dará la vida , por salvarnos. Que denunciará la injusticia. Que dirá que todas las personas son iguales. Y que nace años tras año. Y muere año tras año. Y resucita año tras año. Por mí, por ti, por todos y por todas. Eso es Navidad y eso es lo que yo celebro. Eso sí, me hace feliz. Lo demás, son cuentos chinos. En la fotografía, la Alcaldesa de Jerez inagurando el alumbrado navideño de nuestra ciudad. Vayan a verlo. Es bonito. Pero no pierdan el norte, no se dejen engañar por las luces. Métanse en San Francisco y miren la corona de Adviento. O váyanse a ver un Belén. Pero no consuman, por lo que más quieran, no consuman por consumir, por su bien y por el bien de la Navidad.

2 comentarios:

El peregrino Ruso dijo...

Tienes toda la razón hermano. Lo malo es que este consumismo está hasta incluso de la misma Iglesia. Es una pena como el consumismo se ha comido de las fiestas más importante y bonita del cristianismo junto con el triudo Pascual. Una Pena.

Agata dijo...

No puedo añadir más de lo que has dicho...Muy buena tu exposición.