14 noviembre, 2007

Tarjetas de navidad de UNICEF.


Hace años era costumbre mandar tarjetas de navidad, - o christmas,utilizando el anglicismo -. Se solían comprar unas que vendían en Simago, y la verdad que eran bonitas. A mí, sin embargo, me gustaban las de UNICEF. No es que fueran más feas, - a la mayoría de la gente,no les gustaba -, eran más caras, pero bueno, tenía el sabor de que estabas contribuyendo a una buena labor. Hoy he visto ya las postales de UNICEF en correos. Y pensaba, que desde la aparición del correo electrónico, no mando ninguna tarjeta postal por el correo de toda la vida, con su sello y su cartero. Los tiempos han cambiado. El correo electrónico llega con rapidez instántanea, pero no tiene el sabor de antaño. De abrir las cartas, ver la postal, l eer la letra manuscrita, y luego ponerla sobre el televisor o sobre algún lugar visible. Hoy, las cartas que te llegan,no te entran ganas de abrirlas. Facturas y más facturas. Las de las amigos, la de los familiares, hoy no llegan. Y lo que es peor, uno, tampoco las manda. Pero lo terrible de todo, lo más terrible, es que si tuviera que mandarlas, tampoco sabría. El desuso ha hecho que se me olvide la dirección de la gente que aprecio. No sé dónde viven. Ni ellos dónde vivo yo. Qué triste. Por no recordar, ya ni recuerdo sus números de teléfono, porque mi memoria cerebral dejé de utilizarla para que la utilizara mi móvil. Un móvil que sin batería, me deja sin números, sin amigos. Esta es la era de las telecomunicaciones. Cuánto mejor nos podemos comunicar, más solos estamos.

4 comentarios:

Agata dijo...

Anda,anda,Alfonso.Que todo tiene arreglo menos lo que tú y yo sabemos.Diles por correo electrónico a tus amigos que te manden sus direcciones de casa y a los que sólo tengas su número de móvil,mándales un sms y que por correo electrónico te envíen sus direcciones.Y lo mismo las tienes a tiempo.Este año te vas a hartar de trabajar.Pero ya las tendrás para siempre y podrás escribirles cada vez que quieras.Te he mandado antes un comentario parecido pero al mandarlo me dió problemas.Si te aparecen dos,no es que yo esté loca.Aunque me falta menos,jeje.Un beso.

El peregrino ruso dijo...

Amigo Alfonso tienes toda la razón del mundo, Reconozco que me da mucha alegría cuando recibo una felicitacion de nvaidad y sigo la costumbre de mandarlos. En verdad es una pena que nuestros carteros de toda la vida tenga cada dia menos trabajo.

Chema dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices Alfonso. De hecho, procuro enviar tarjetas postales aunque no todas las que quisiera. Lástima que Unicef sea promotora de la liquidación de niños no nacidos (aborto). Desde que me enteré, he dejado de comprar sus tarjetas. Y es que el primer derecho es el del no nacido a nacer. Más información la tenemos aquí:

http://hazteoir.org/modules.php?name=Noticias&file=article&sid=6414

Espero te haya servido la información Alfonso. Y Feliz Navidad!

Alfonso dijo...

Yo no me creo eso que de UNICEF sea promotora del aborto. No confío en la plataforma Hazteoir ni de las asociaciones que están en contra del aborto, pero luego guardan silencio cuando le cae una bomba a un niño de un día de vida en la cabeza.
Todas estas informaciones contra UNICEF y contra Amnistía Internacional, creo que vienen de gente que están teniendo miedo a perder subvenciones, y privilegios. Porque ya la tarta no es uno sólo, sino que hay que repartirlo entre más. Feliz navidad a ti también.