24 noviembre, 2007

Tarde de viernes con una diputada.



Ayer por la tarde estuve con María del Carmen Collado Jiménez, que es diputada en el Parlamento Andaluz por el PSOE en esta legislatura que ya acaba. Nos dio una charlita sobre lo que ha sido su trabajo durante estos cuatros años.
La verdad es que la ciudadanía desconoce el trabajo de los diputados y en general, del parlamento. Es una pena. Puesto que son nuestros representantes, los que votamos para que legislen, y nos hagan la vida – se supone – más feliz.
Si uno entra en la web del parlamento de Andalucía
www.parlamentodeandalucia.es podrá ver el trabajo que ha hecho cada diputado/a en la legislatura.
En el caso de la parlamentaria Collado Jiménez, su señoría un total de 201 intervenciones. Entre ellas, 12 Proposiciones no de Ley, 26 solicitudes de comparecencia, 70 preguntas orales en Comisión, 49 preguntas orales en Pleno, etc... y aparte, el trabajo que se hace cuando no se está en el escaño.
Creo que la clase política está un poco mal vista, pero debemos darle un voto de confianza. Quizás los medios de comunicación no nos transmitan las cosas reales como son. Claro que habrá parlamentarios que trabajen más que otros, seguro. Pero debemos primero conocer cuál es su trabajo.
Por eso me agradó escucharla. Esta mujer, al ser enfermera de profesión, está mas sensibilizada por los problemas que atañen a la ciudadanía en cuestión de salud. Se ha reunido con asociaciones que tratan diversos temas, como los niños con TDA-H (hiperactividad y falta de atención), con asociaciones de afectados por la bulimia y la anorexia, con mujeres afectadas por endometriosis, con personas afectadas con fibromialgia, y también ha hecho un buen trabajo con las asociaciones de personas sordas. No en vano, nos explicó, que la Junta de Andalucía ya tiene en su portal
www.andaluciajunta.es la posibilidad de que las personas sordas puedan leer las noticias en lengua de signos. Una lengua, que gracias a los gobiernos socialistas, andaluces y español, tiene ya la consideración de lo que es, una lengua como otra.
Al vivir en Jerez, también ha sido la encargada de todo lo concerniente a lo que nuestra comarca se refiere, y ella ha sido punto de enlace entre el parlamento y la ciudadanía de Jerez y Costa Noroeste.
Me ha gustado la impresión que ha dado, de que el diputado no está encerrado en el Parlamento. El diputado tiene que estar en contacto con el pueblo, y me consta, que está mujer es accesible, que lo está.
En la página web del parlamento, está su dirección de correo – y la de todos los diputados – donde nos podemos poner en contacto con ella, para cualquier cosa que necesitemos. Y me consta que no es sólo porque ahora estemos en precampaña electoral, sino antes, también lo ha hecho.
Le pregunté una duda que tenía y que siempre me llamó la atención. La duplicidad de cargos públicos y la compatibilidad de ser diputado. En Jerez, nos ha pasado. La anterior alcadesa del PP, Pelayo, era diputada y alcaldesa. El anterior alcalde, Pacheco, era diputado y alcalde. ¿Es posible ser las dos cosas? Ella, que conoce como nadie el trabajo parlamentario y el tiempo que ocupa, piensa como yo, que no.
Finalizando, fue una intervención agradable, sobre un tema que a mí – será deformación profesional por ser empleado público – me encanta, y que es el Parlamento de Andalucía, y en general, la Administración del Estado.
Encima, al final, me regaló algo que me va a ser de mucha utilidad. Un curso sobre lengua de signos. A mí, que padezco de sordera leve, y que llevo años buscando un curso que pueda hacerlo, tanto por cuestiones de tiempo, como de dinero, me viene de perillas. Gracias diputada. Gracias señoría. Gracias María del Carmen Collado Jiménez.

No hay comentarios: