24 noviembre, 2007

Quédate conmigo.

Bueno, me quiero relajar un poco a ver si me quito el susto del petardo; me voy a poner la tele. Pero no voy a poner la de ahora, voy a poner la de antes. La que yo me sentaba con mi bocadillo de nocilla o con mi trozo de pan con aceite y azúcar. La que era en blanco y negro, pero que mi madre conseguía darle color con su charla y su ruido moliendo café. Esa tele que olía a lapicero de colegio, de la tarea que tenía que hacer que venía a continuación. Esa tele limpia para niños, a mi hora, cuando regresaba de la escuela. La tele que me hacía reir y que no me aburría. Eso voy a poner ahora. ¿Quieres quedarte? Dále al botón, y ve la tele - de antes - conmigo.



1 comentario:

Agata dijo...

Yo tuve la primera tele en color de mi barrio.Era enorme y de color blanco.La trajeron mis padres de Alemania.Todavía veo a primas de antiguas vecinas por la calle y lo primero que me dicen es:"estábamos deseando ir a visitar a nuestra prima pero para ir a tu casa a ver los dibujos animados".La televisión nos duró muchísimos años y la lavadora cerca de 30 años.Estos alemanes...
A mí me encantaba el gato gitano...Qué de recuerdos Alfonso...