03 noviembre, 2007

La perrita Laika



Quien me conoce bien sabe que me encantan los animales. Todos, pero sobre todo, los perros. Antes de que empezara el boom de los blogs en internet, tuve una web en un servidor francés www.chez.com en el que yo narraba la vida de la perrita Laika. Así, conjugaba dos pasiones: los animales y la astronomía. Tenía muchas visitas, hasta que un día el servidor decidió hacer desaparecer mi página con el pretexto de que no estaba en francés, cuando la razón era que quería que le pagaran. La página desapareció, tal como lo hizo Laika en el espacio. Conocí mucha gente, sobre todo niños, interesado por la vida de la perrita. Incluso me llamaron desde Radio Moscú para felicitarme por la web.
Después de la desaparición, no la rehice. Mi vida, mis intereses cambiaron, mis ocupaciones cambiaron. Pero la poca información que tenía, pues la página era bien sencilla, y a fin de cuentas sobre la perrita Laika tampoco hay tanta información, decidí guardarla en un blog. Un blog que casi nadie sabe que existe, pero que podéis ver aquí, y recordar conmigo, quién fue esta perrita que viajó al espacio, convirtiéndose en el primer ser vivo que lo hizo, como fue su viaje, y como fue su tragedia. Estos recuerdos están grabados aquí
http://la-perrita-laika.blogspot.com/ Hoy hace cincuenta años justo que Laika murió calcinada en nuestra atmósfera.
Sin embargo, el mayor homenaje a Laika fue lo que hizo el grupo Mecano.
Laikita nuestra, descansa en paz. Por ti, los humanos inteligentes podemos pasear por el espacio.


2 comentarios:

Agata dijo...

Vaya, ese otro blog está bien.La historia de Laika tremenda. Antes de terminar de leer y viéndola a la pobre llena de cables en ese sillón horrible me pregunté cómo no se murió del susto. Cosa que parece ser junto con las altas temperaturas.Pobrecita. No se la enseño a mis enanos porque los pobres lo pasarían mal al saber que murió por eso.Un beso y gracias siempre por informarnos.Siempre aprendo algo nuevo cuando me paseo por aquí.Mi padre me lo decía, el saber no ocupa lugar. Y siempre te enseña más y mejor a quien le gustan las cosas.

Alfonso dijo...

Agata, la antigua URSS decía oficialmente que la envenenaron para que no sufriera, pero la verdad, es que murió calcinada, eso sí, a saber que estrés sufrió el animalito, con el lanzamiento, los cables, la velocidad, la calor... una pena.