20 noviembre, 2007

Cada vez más lejano en el tiempo por la gracia de Dios



Cuando murió Franco, yo tenía diez años. Apenas recuerdo nada, pues tenía conciencia infantil, no conciencia política. Recuerdo que por la mañana, hacía frío, y mi madre me dijo que no había colegio porque Franco se había muerto. Y de ahí nada más. Que me quedé sin Heidi, que lo ponían los sábados al mediodía, y lo quitaron por la muerte del dictador. Eso sí, a la semana siguiente, nos pusieron ración doble.
Recuerdo que en mi clase pegaron en la pared el testamento de Franco; yo estaba en quinto de EGB. Pero no me acuerdo de más. Pensamientos difusos. Una revista en mis manos que se llamaba ‘La actualidad española’, que traía un disco de plástico con la voz de Franco. Recuerdos de haber escuchado: ‘fulanito va a madrid al entierro’ o ‘hemos visto a menganito por la tele, pasando por delante del atáud’. Recuerdo el desfile del entierro, y el caballo solo andando. Luego recuerdo la coronación del rey, en las revistas. Me sorprendió el traje fucsia – ahí aprendí esa palabra – de la Reina, contrastado con el gris de mi televisor blanco y negro.
Eso recuerdo, no más. Doy gracias a Dios por no haber tenido que padecer la dictadura conscientemente, aunque nací en ella.
Hoy, he visto vídeos sobre Franco, he escuchado de nuevo su testamento, y no he podido evitar que me saliera una sonrisa irónica cuando decía que había vivido como católico. Posiblemente, todavía esté dándole explicaciones a Dios de sus actos.
Al final, no pongo un vídeo del dictador. Porque no se lo merece, y en mi blog, no pongo imágenes de asesinos.
Me quedó con las palabras de Miguel Hernández cantadas por Joan Manuel Serrat. Para la libertad. Qué pena que uno sea de tal manera que todo el mundo desee que te mueras. Qué pena.

1 comentario:

Agata dijo...

Bonita canción interpretada por Serrat.Yo también recuerdo ese día.Me puse contentísima de que mi madre me dijera que no había colegio.Que se había muerto Franco.Y me dió coraje pues yo sola(7 añitos) me había conseguido poner el uniforme del colegio en vista de que mi madre no me despertaba.Pensé que se había quedado dormida.Lo ligero que me lo quité para volver a ponerme el pijama.Y no recuerdo más.De verdad.De Franco sólo recuerdo el día que se murió.Afortunadamente.