31 octubre, 2007

Santa Angela de la Cruz


Esta mañana estuve en el Convento de las Hermanas de la Cruz, en Sevilla, visitando el sitio donde se encuentra el cuerpo embalsamado de Santa Angela de la Cruz. No voy a hacer una biografía de la Santa, ya que se puede encontrar en muchos sitios en la red. No soy partidiario de exhibir cuerpos fallecidos de nadie, por muy santos que sean. Lo considero una cosa desagradable. En el caso de Santa Angela, la visión de ello te hace pensar que estás viendo un muñeco. En fin, sus razones tendrán para tal exhibición, pero yo no lo veo bien.

Sin embargo, me gustó el convento. Pude subir a una de las habitaciones donde se encontraban objetos personales de la última madre superiora, Madre María de la Purísima. Me gustó el convento, no sólo como obra de arte, sino por el clima que ves que se vive allí. La oración la sientes por todos lados. La amabilidad de las Hermanas, el público que se acerca; no sé, tiene algo, que en ello sí que puedo ver y sentir la santidad. Y otra cosa que me gustó mucho, que lo admiro y que algunas hermandades de Jerez y de no Jerez deben tomar ejemplo. No había nada para comprar. Ni estampitas. Ni escapularios. Ni imagénes. Ni rosarios. NADA. NO SE COMPRA NI VENDE NADA. Todo un ejemplo, porque como decía en un anterior post, CON LA FE, NO SE HACE NEGOCIO. Eso sí, me dieron estampitas y escapularios. Sin pedir nada a cambio. Así, creo yo, que es como se recibe más. Posiblemente, no reciban tanto dinero como otras. Pero si reciben la Gracia de Dios, que en eso, pueden sentirse ricas las Hermanas de la Cruz. Desde aquí mi admiración y mi respeto, al trabajo de estas mujeres, ejemplos del comportamiento honrado y santo del que debe lucir nuestra Iglesia.

No hay comentarios: