10 octubre, 2007

Rajoy, cuesta abajo y sin frenos.

Yo lo tengo claro. Los asesores de Rajoy tienen que ser del PSOE. Porque si no, es que no se entienden las meteduras de pata de este señor. Ahora nos lanza un mensaje al estilo institucional, como los que hacía cuando nos contaba la historia de los hilitos de plastilina del chapapote, diciéndonos a los españoles (¿y a las españolas, qué?) que celebremos el Día de España como a él le gustaría. Pues tiene usted un gran problema, Sr. Rajoy. Y España lo tiene con usted. Porque las personas que no son de derechas como usted, no van a querer celebrar nada que les puede confundir con personas como usted.
Déjenos a los españoles - y españolas - vivir en paz y que celebremos lo que queramos celebrar como nos venga en gana, mientras respetemos a los demás.
Usted mientras, puede aprovechar el día, reflexionando sobre España, y en el supuesto caso de que usted gane las elecciones sin mayoría suficiente, reflexionando también en qué le va a decir a los chicos del Movimiento de Liberación Vasco (pregúnteles a Mr. Aznar quiénes son), y a los partidos nacionalistas.
Cuando le veo a usted, sentado junto a la bandera de España, recuerdo aquella canción de Carlos Cano que decía Cuando escucho Patria y Bandera, cierro los ojos y me echo a temblar.
Con sus cosas, es para hacerlo, Sr. Rajoy.

No hay comentarios: