29 octubre, 2007

Por quién doblan las campanas


Qué pena de los mártires españoles que hoy han recibido su beatificación. Pena, por lo que sufrieron, y pena por los que lo han utilizado políticamente de una u otra manera.

Ya pasó el acto: leo en www.publico.es que con menos gente de la esperada - 60.000 frente a los 250.000 esperados -. Aunque sea tradicional, me ha parecido muy mal por parte del Papa que no haya sido él quién los beatificará. Tendrá sus razones, pero de cara a los fieles, suena como a ninguneo. Sé que no es así, pero es la imagen que da. Y ya es lamentable la imagen que se da muchas veces desde el Vaticano, como para empeorarla con otras cosas.

Estuvo presente el ministro de Asuntos Exteriores - no es tan laico ni tan demoníaco el gobierno de Zapatero - con lo cual, muchos habrán sufrido al no tener este argumento - la falta de presencia del Gobierno - para criticar a Zapatero.

En la la homilía del cardenal portugués José Saraiva Martins se mencionó los matrimonios homosexuales y la asignatura de la Educación para la Ciudadanía. Qué verguenza que nos hacen pasar algunos cardenales, a veces. Yo ya me estoy empezando a preocupar. No es normal que algunas personas estén siempre con el tema homosexual en la cabeza.

Y leo también en otras noticias, que las campanas de las Archidiócesis de Madrid y Toledo, tañerían por los mártires.

¿Y la de las otras diócesis de España? ¿Por qué no?

Ay, por quién doblan las campanas...

Yo, prefiero dejarme de espectáculos y hacer lo que nos pidió Jesucristo. Rezar por todos. Perdonar a todos. Y amar a todos. Y a todas. Sin exclusión.


Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra. ; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti. John Donne, Devotions Upon Emergent Occasions

No hay comentarios: