22 octubre, 2007

Mis mujeres favoritas (II) - Luz Casal



A mediados de Julio de 1983, entraba un Alfonso asustado en el cuartel Nuestra Señora de la Cabeza, Regimiento de Artillería nº 74, en Jerez, a hacer el servicio militar, después de haber estado un mes y pico en el Centro de Instrucción de Reclutas, que así se llamaba entonces, de Cerro Muriano, en Córdoba.
Con 17 años, maldita la gracia que me hacía estar allí; no es un día muy agradable de recordar, salvo por una cosa, que alivió mi tensión e hizo que me ayudara esa noche – primera noche de mili – tan desagradable. El mismo día que yo iniciaba mi andadura en el cuartel, en el Parque González Hontoria de Jerez, actúaba Miguel Ríos, y de telonera, iba una chica, Luz Casal.
Es su voz la que recuerdo de esa noche; entre novatadas, un ambiente extraño, militar, que os voy a contar de un cuartel, la música, la voz de Luz Casal era el más suave de los bálsamos, que me decía, que a pesar de la crudeza de la vida militar para un adolescente, más allá de todo, había un mundo dulce porque el que luchar y descubrir.
Me hice seguidor de Luz, me gusta su música, y he escuchado casi todas sus canciones, especialmente, sus baladas. Siempre asocio su voz a mis 17 años y a como vencí aquella situación tan agresiva como fue el servicio militar.
Pero la vida parece que está compuesta de nudos que te unen, que te reúnen de nuevo.
Hace dos años que a mi hermana le detectaron un cáncer de mama. Ya os podéis imaginar como se vive eso. El diagnóstico. El miedo. La operación. Los tratamientos de quimioterapia y de radioterapia. Los efectos secundarios. El dolor. Mi hermana hoy se encuentra bien y sigue lo indicado por sus médicos – felicidades al Area de Oncología del Hospital de Jerez, se lo merecen -, y yo, su único hermano, espectador sorprendido de una enfermedad que nunca piensas que te va a tocar de tan cerca.
Durante esta dura experiencia, me enteré de que a Luz Casal le pasó como a mi hermana. Y el milagro de internet, me posibilitó que le pudiera escribir, contándole todo lo que yo había vivido con mi hermana, y dándole ánimos, porque esta enfermedad, hoy día, se supera.
Me contestó dándome las gracias. Luz contestó una a una a cada persona que se dirigió a ella. Ahí me demostró que no es sólo una gran artista, sino un gran ser humano que yo admiro. Si no, lean el mensaje que escribió. Cuándo leí que se refería a la gente de 'Cádiz', también me emocioné, porque sé que en ese lote, iba yo. Luz, te admiro un montón y te quiero un montón. A seguir para adelante, guapa. Os dejo un vídeo de ella como regalo por visitar mi blog.


Mensaje de Luz Casal.



!Hola a todos!He terminado con la quimioterapia!

Desde el 12 de Febrero, he aprendido a convivir con: Taxotere,Farmorubicina, Corticoides, Genoxal, Kytril y otros cócteles.Veneno y toxicidad que me ayudan a combatir la enfermedad.Un antes y un después.Una prueba.De ser una persona físicamente imbatible, he pasado en estos meses, a ser una mujer dependiente y frágil.Mis venas están quemadas.Mis ojos vagos y llorosos.Mis huesos doloridos.Mis músculos lentos.Mi cerebro perezoso.Mi estómago resentido... Y mi cabeza, !calva!.Sé que lo que vivo yo, lo han vivido y lo viven otros.

En los primeros días, después de escribiros la nota en la que os hablaba de mi enfermedad, me impuse la tarea de responder a vuestros mensajes; sobre todo a los que padecían la misma enfermedad -me sentía muy cerca de ellos-. Tarea muy difícil de cumplir.Así que es hora de daros las gracias a tod@s.

A los que cada día me escribieron " Te quiero"

A los que me exigieron que no me fuera...

A los que han escuchado mis canciones en este tiempo, como una forma de estar más cerca de mi.

A los que contaron su bajada a los infiernos de Orfeo.

A los que me enviaron una poesía.

A los que me enviaron Ánimo,Fuerza,Valor...

A los que confiaron en mi fe, en mi lucha y en mi fortaleza.

A los afectados por Linfomas, Mielomas y otras enfermedades duras.

A los que me recomendaron ponle palabras a los sentimientos.

A las familias enteras que me enviaron cariño.

A los que me enviaron su testimonio y su experiencia con la enfermedad.

A los que rezan por mi.

A los que me recomendaron usar: Marihuana, Homeopatía y ... demás.

A los que se ofrecieron para ayudarme como enfermeros, masajistas, acompañantes, chóferes...

A muchos de mis colegas -afines y no- que me llamaron.

A los que me enviaron flores y plantas.

A las que me mandaron naranjas cada 21 días.

A las que cada 21 días perfumaron de azucenas mi habitación.

A la gente de Asturias,

a la forza do pobo galego,

a Barcelona,

Las Palmas,

Guipuzcoa,

Cádiz,

Málaga,

Mallorca,

Murcia,

Gijón,

Sevilla,

Bilbao,

Alcorcón,

Oporto ( porto)

Serena (Chile),

Lisboa,

Río de la Plata,

Marsella, Uruguay,

Los ángeles,

Rosario,

París,

Montpellier,

Avilés (Asturias).

El aprendizaje en la vida es largo, pero con la enfermedad, se acorta.


Luz Casal



1 comentario:

Agata dijo...

Caray Alfonso qué me ha gustado este homenaje a alguien tan valiente como Luz Casal y de alguna manera,a todos los/as que sufren una enfermedad dura.También a los familiares,que sin ellos sería mucho más duro.No sé qué harían sin vuestro calor,amor,apoyo,consuelo...
A mí Luz siempre me ha gustado.La imitaba mucho.Cuando me enteré de su enfermedad me dió muchísima pena.Pero de alguna manera sabía que ella es una rockera dura.
Bonita tu historia de la mili,por lo menos sirvió de algo.Un beso.Tu hermana tiene que estar orgullosa de tí,pero no por hacer la mili(jeje)sino por tenerte.Por cierto en la foto de los telescopios se te ve muy guapo...