22 octubre, 2007

Mirando el cielo de Jerez

Anoche - por la noche del sábado - me fui con mis compañeros de la Agrupación Astronómica Jerezana Magallanes a ver las estrellas a nuestro lugar habitual de observación. El motivo era probar la nueva cámara CCD que hemos comprado con nuestro telescopio.
Tenía 'mono' de ver el cielo. Muchos días nublados ya, y ésta noche, por fin, estaba despejado. Llegamos sobre las diez y media de la noche. La Luna en casi cuarto creciente, alumbraba lo suyo, pero al poco rato, se escondió por detrás de la casa de al lado de donde estábamos, y pudimos apañarnos un poco.
Todavía se ve el Triángulo de Verano, ya cercano al horizonte. Altair, Vega y Deneb, que poco a poco, nos están diciendo adiós. Me costó encontrar la Polar porque la Osa Mayor está muy baja en el horizonte, y no me dejaba ver bien los Punteros para poder guiarme. Tuve que utilizar a Cassiopea para lo mismo, pero siempre me ha resultado más dificultoso.
Perseo se veía muy bien también. Las Pléyades, preciosas como siempre, y por debajo, Aldebarán peleándose con la contaminación lumínica de Jerez.
Sobre la una y media de la madrugada, apareció Marte, y detrás de él, - olé - Orión.
Con mi cámara de fotos intenté un experimento, fotografiar a pulso y sobre el ocular de nuestro telescopio, la Luna y aquí os pongo las fotos. No son de buena calidad, me costaba enfocar mucho, pero bueno, ha sido lo suficiente como para que me haya vuelto loco toda la tarde noche intentando averiguar que cráter fue el que fotografié.
Si no me he equivocado, es el cráter Copernicus, quien aparece en la foto más ampliada; al lado están Reinhold y ReinholdB, que parece un ocho con esta forma O o y luego hacia el otro lado está el cráter Eratóstenes; en el terminador, se intuye la cadena de los MontesApeninos. Si alguien detecta algún error, que me lo diga, porque soy un cateto industrial en esto de los planiferios lunares, de lo cuál entono mi mea culpa; no sé que pasa en mi Agrupación que dedicamos todos nuestros esfuerzos a las estrellas y al cielo profundo, y tenemos abandonada la Luna. No es fácil intentar identificar un cráter. Y eso que Copernicus debe ser de lo más sencillo. En fin, que le tengo que echar tiempo y práctica. La Luna se lo merece.





Arriba, un servidor mirando el cielo, en concreto, la galaxia de Andrómeda (M31).

Arriba, La luna, y junto al terminador (franja de divide el día de la noche lunar), en el centro, un cráter grande, que deduzco, que es Copérnico.
En la foto de abajo, el mismo cráter, pero con más aumento.




Arriba, nuestra nueva cámara CCD acoplada a nuestro telescopio.

No hay comentarios: