09 octubre, 2007

Los libros de mi vida - Julio Verne (I)




Entre los libros de mi vida, hay una serie de ellos que no los puedo separar. Son un lote. Van juntos porque los leí uno detrás de otros. Primero en forma de comics (¿se acuerdan de aquellas Joyas Literarias Juveniles de la añorada Editorial Brugera? y luego en libros. Son las obras de Julio Verne, que me 'engancharon' totalmente a partir de los ocho años. No he leído todas las obras del escritor francés, pero no por ganas, sino porque no las encontré en su tiempo. Sin embargo, sí, he leído muchas.




La primera fue 'Cinco Semanas en Globo'. Aún hoy, recuerdo donde se encuentran las Islas Zanzíbar. ¡Cuánta geografía aprendí con Julio Verne!. Contaba la historia de un explorador inglés, Fergusson, que con dos compañeros más recorrían el continente africano. Aprendí donde estaban las montañas de la Luna (por cierto, gran película de la que un día se merecerá un post), donde estaba el Lago Victoria, que lo reconocieron como las fuentes del Nilo, el lago Chad, el desierto del Sáhara hasta llegar al Senegal. Soñé mucho con ese viaje en globo - que magnífica forma de viajar, le temo menos que al avión - un viaje en globo, que luego también disfruté en otra obra especial, otro de los libros de mi vida - Tom Sawyer a través del mundo - . Julio Verne fue un visionario, pero en algunas cosas se equivocó.




Por ejemplo, en el siguiente libro que leí - y que como muchos, ha sido guió de película - Viaje al Centro de la Tierra. Otto Liddenbrock era un cientifico alemán que con su sobrino Alex y el guía Hans, comienza en Islandia, a través de un volcán, un viaje por el centro de la tierra, gracias a unos mapas que había encontrado, hasta salir por la isla de Stromboli, en el volcán del mismo nombre, en Italia. Ya digo, que ahí Julio Verne, no tuvo puntería. Hablaba de un mundo subterraneo con cielos y tierras artificiales, y vivo, con especie
s desaparecidas ya como los dinosaurios. Era una fantasía, pero me enseñó a conocer las especies de otras eras. Me gustó el libro. Luego mi madre y mi padre me llevaron al cine Riba - calle Ancha - un domingo por la tarde, a ver una versión de aquella novela.





De los libros estrellas para mí son 'De la Tierra a la Luna' y 'Alrededor de la Luna'. Libros muy importantes; no en vano, me hice astrónomo aficionado, y estas obras, tuvieron mucha parte de culpa. Hay que reconocer a Julio Verne el haber descrito un viaje a nuestro satélite natural ¡99 años antes de que sucediera! Barbicane, Nichol y el francés Michael Ardan, son los protagonistas que hacen este viaje en una bala de cañón. Ya ven con que edad y qué pequeñito pude aprender conceptos como la gravedad, la atmósfera, las fuerzas físicas como la centrípeta y la centrífuga, la inercia. Aprendí física de una manera divertida (luego un mal profesor - el 'chinchorro' - se encargó de desmontarme este amor por la ciencia para hacérmela árida y fea , cosa que, menos mal, pese a sus intentos, no consiguió). Lo que más recuerdo de esta obra era cuando descubren que un perro va con ellos y lo lanzan al espacio, y el cadáver del perro, por la fuerza de la inercia sigue a través del espacio al lado de la nave. Descubrir la cara oculta de la luna, plantearse la existencia o no de vida en nuestro satélite son preguntas que Julio Verne intenta responder aquí.

2 comentarios:

Agata dijo...

Estos ya se los voy a dar a leer a mis enanos,que son devoradores de libros.Y con éstos disfrutan seguro,seguro.

Agata dijo...

Por cierto,a ver si me dices dónde se compra una colección de caracolas.Me ha encantado ese regalo.Me guardo la idea para alguien especial.Gracias de antemano.A lo mejor es que te fuiste por ahí a recogerlas,eso ya sería una pasada hijo mío.