17 octubre, 2007

La boda del año


Creo que hay que utilizar el lenguaje en su justa medida. Y no decir cosas que no son, o a mi parecer, injustas.

Hago esta reflexión por la boda que se celebrará aquí en Jerez, el próximo sábado entre el torero conocido como el Juli con Rosario Domecq, aprovechando desde aquí, para felicitarles y que les sea leve en sus relaciones con los medios de comunicación, que ya sabemos algunos como se las trata con los famosos.

He escuchado personas referirse a esta boda como la boda del año. Pues no. No creo que sea la del año, si entendemos como la del año una boda importante y significativa.

Pienso que hoy la boda del año son muchas. La boda del año es la de la pareja que se tiene que hipotecar de por vida, la que tiene una calculadora en la cabeza mientras hacen el amor pensando en cuántos hijos podrán mantener, las que tienen que hacer cuadrantes para poder hacer coincidir trabajos y verse mínimamente al día, las que se convierten en economistas para poder sobrevivir cada día. Esa son las bodas del año. Muchas, pero tan importantes como si fueran una. A ellas, todos mis respetos.

1 comentario:

Agata dijo...

Llevas toda la razón.Y creo que para cualquier ciudadano de a pie,ya sea entre parejas heterosexuales u homosexuales,su boda es la boda del año.