30 octubre, 2007

Carta a David, en Paraná, Argentina.


Hace ya diez años que me escribo con un chico - hoy un hombre - que vive en Paraná, Argentina. Nos conocimos porque hace diez años yo tenía una web - no había blogs tan modernos como hoy - sobre poesía andaluza, y entró, buscando ayuda para un comentario de textos sobre Federico García Lorca. Desde entonces y hasta hoy, se ha ido forjando una ciberamistad, que me ha hecho conocer mucho la República Argentina, viví el corralito de primera mano, como no me lo contaban los noticieros de aquí, y ayer viví sus últimas elecciones generales. Le pregunté que si sería bueno o no para Argentina. Me contestó y me devolvió una cuestión:


Te he tenido ganas de escribir tambien por varias cosas que he leido en los diarios. El tema del rey y los golpes que le estan dando, era uno de ellos. ¿Tienen ganas de urgar en el pasado y encontrar culpables?. Hasta ahora creo que el unico pais que ha hecho eso es Argentina, juzgar a los militares que han asesinado a tanta gente, sin duda creemos que sin una pasado resuelto y bien juzgado no se tiene un buen futuro, estamos en camino. Hace poco metieron en cadena (perpetua) a un capellán que asistáa a las torturas que realizaban los militares.. (otro hijo perdido de Dios). Después me contaras algo de eso que siempre me interesa.


Y ésta es mi respuesta:



Hola David, pues la situación en España vamos a ver como te la explico.
Lo de las quemas de fotos al Rey y las críticas que se le hacen, yo no lo considero importante en el hecho en sí, sino a quién le interesa divulgar eso.
Lo malo no es que un perro haga necesidades en la acera; lo malo es que haya alguien que lleve al perro por todas las aceras ensusiando. Pues eso más o menos es lo que pasa.
Son treinta o cuarenta personas la que hacen eso. Pero hay una camara, tres periódicos y una emisora de radio, que se encarga de esparcirlo por todos sitios.
El Rey Juan Carlos es una persona querida en España, y yo te diría, que la que más respeto ocasiona a los españoles. Hay un determinado sector que le interesa meterse con él, para crear una crisis de Estado y ellos llegar al poder. Que se lo creen ellos, porque no lo consiguen ni soñando.
En España hay dos maneras de entender el mundo: una, la que somos una gran patria, con una gran bandera, descubridores de América, orgullo de la raza hispánica, católicos por la gracia de Dios, defensores de los himnos y otra España, que lo que quiere es trabajar y vivir en paz. Que siente de otra manera, porque tienen otras lenguas aparte del español. Que son católicos, porque creen en Jesús, pero que les importa un pito los curas que continuamente tienen en la mente los condones, el aborto, los homosexuales o el miedo a perder las clases de religión pagadas por el estado en los colegios públicos.
En cuánto a lo de la Memoria Histórica dices que si es remover en el pasado. Bueno, no es remover, porque remover, es remover y no hacer nada. Es recordar. Recordar y con dignidad. No es cuestión de decir tú y tú fuistéis malos. Eso no hace falta. En España sabemos muy bien quién es quién en nuestra historia. Y sabemos tolerar. O por lo menos, hasta ahora, una gran parte, lo ha hecho.
Lo importante de la ley lo veo yo en lo siguiente. Hay gente que tiene suerte de poder llevar flores a sus abuelos en el cementerio. Pero hay otros, que como yo, su abuelo no está donde debiera estar. Y yo he tenido suerte, porque sé el sitio, gracias a una persona que le ayudó a que no lo dejaran muerto en el campo como un perro. Pero otros, están en fosas comunes, perdidos sabe Dios dónde. Y esos, se merecen una tumba digna. Y sus familias, también, un sitio donde recordarlos. Y tenerlos.
Murió mucha gente en España, por sus ideas, y por su mala suerte. Porque aquí se mataron todos entre todos. Fue salvajismo total. Aún se me pone los pelos de punta cuando oigo a un dirigente del Partido Popular, hablar de que el Franquismo no fue tan malo.
Pues eso es lo que pasa en España ahora. Que vienen elecciones. Unos, queremos la España tranquila, en paz, con derechos sociales para todos y todas, sin exclusiones. Y otros, quieren la España de la bandera roja y gualda, guardián de los valores perdidos de occidente, que plante cara a los inmigrantes y defienda nuestra patria. Y que responda al terrorismo con las armas, pistolas y balas, que nos permite el Estado de Derecho, olvidando, que las palabras también las permite el Estado de Derecho, y que con palabras, también se consigue la paz.
Eso es España, más o menos en este momento.
Ya te iré contando más.
Abrazos desde Jerez.

1 comentario:

El Peregrino Ruso dijo...

Me parece hermano que la visión que das de España es demasiado sesgada o vista desde un sólo punto de vista. No hay tanta división ni siquiera en la calle dos bandos claramente definidos como tú haces. La gente de la calle van a otro ritmo muy distintos al de nuestros políticos.