19 septiembre, 2007

Para comer, Laicismo.

He estado reflexionando sobre la homilía del Sr. Obispo de Jerez en la apertura del Curso Pastoral y que se puede leer aquí: http://www.diocesisdejerez.org/Noticias/20070914homilia.pdf

De nuevo lanza el mensaje sobre laicismo y relativismo relacionándolo con la asignatura de EpC. No puedo estar de acuerdo; estoy ya un poco cansado de repetir, y repetir, y repetir lo mismo. Pero si se insiste qué puedo hacer, pues repetir yo también.

No existe el laicismo en España. Laicismo existe en Francia. Laicismo existía en la II República. Pero, hoy, aquí y ahora, no. Los católicos podemos recibir clase de religión católica en los colegios públicos. Clase que es gratuita y con profesores que no necesitan aprobar una oposición, sino que son designados por el Obispo que les corresponda. Los católicos podemos tener colegios privados. Podemos concertarlos con la administración. Los católicos podemos manifestar nuestra fe públicamente, con el apoyo de las administraciones, como por ejemplo, en los desfiles procesionales de Semana Santa. La Iglesia Católica recibe fondos del Estado para subvencionar la restauración de edificios y templos religiosos. La Iglesia Católica tiene la posiblidad de que los contribuyentes marquen en su declaración de IRPF su decisión de dar una parte de los impuestos a la Iglesia. Nuestra Iglesia también tienen sacerdotes castrenses en el ejército. Como se puede ver, es muy importante la colaboración Iglesia – Estado Español. No podemos hablar en absoluto de laicismo, porque sencillamente, en España, no existe.

No me parece adecuado el apoyo de nuestro obispo al sector de la sociedad que está en contra de la implantación de la nueva asignatura. Que no pierda de vista nuestro obispo, que en ese sector en contra de la EpC, se encuentran muchas personas que apoyaron la guerra de Irak en su día, y eso, como católicos, no nos beneficia en absoluto. No se puede condenar una asignatura, que en anteriores post he puesto que no tiene nada que vaya en contra de nuestra Fe, y estar apoyando a los que entienden la forma violenta de la guerra, para arreglar las cosas.

Y luego está el relativismo, del cuál también he hablado. Creo que la preocupación que tenemos que tener no se encuentra fuera de la Iglesia. La tenemos dentro. No hay crisis de Fe, lo que hay es crisis de credibilidad en nosotros. La prueba la tenemos muy palpable. Me alegro mucho del avance de nuestro Seminario Diocesano y la creación del Instituto Teológico ‘San Juan de Avila’. Pero lo que más me preocupa, prueba de nuestra crisis, es lo que dice esa misma nota de prensa. Sólo 14 seminaristas. Y somo s una diócesis con medio millón de personas aproximadamente. 14 para medio millón. No podemos escucharle la culpa a la sociedad ni al gobierno. No podemos echar balones fuera. Algo tendremos nosotros mismos, la Iglesia, que ver en esto.

No hay comentarios: