18 septiembre, 2007

Otoño


Me gusta pensar que mi ciudad es diferente. Me hace gracia esto de las Fiestas de Otoño. Sé que Loli Barroso se lo ha trabajado muy bien. Pero a mí, sinceramente, no me gustan. No me refiero a los actos que se hagan, no; esas cosas están muy bien. Si no al hecho, al nombre, a las Fiestas de Otoño. Me gusta más una Fiesta o Feria de la Vendimia, pero sin los tintes de señoritismo que tenía entonces. Pero bueno, como es lo que hay, ¡vivan las Fiestas de Otoño! Fiestas de Otoño, que curiosamente, en Jerez celebramos EN VERANO. Sí, sí. Suena a chiste de Lepe, pero es así. Por lo menos, comienzan en verano. El próximo día 23 de septiembre a las 09:52:05 comienza oficialmente el Otoño. En http://es.wikipedia.org/wiki/Equinoccio está muy bien explicado qué es. La noche será igual que el día. Y a partir de ello, las noches serán más largas. Anocherá antes. Hará más fresco. Lloverá. Las hojas de los árboles caducos, caerán. Yo soy más partidario de la primavera. (felicidades a los habitantes del Hemisferio Sur, que allí, a la misma hora, comienza la estación de las flores), aunque me traen problemas de alergias. El otoño, me pone tristón. Mucha rutina de trabajo. Mi vacuna de la gripe. Y una luz en el día, que me indica que vienen las terribles navidades. Buf, que poco me gustan. Ya hablaré de ellas cuando llegue el tiempo. Que por cierto cada vez llega antes. Me apuesto con ustedes un polvorón que en menos de un mes, ya lo tenemos en los supermercados. Y lo peor. El cambio de hora del último fin de semana de octubre. Dicen que es para ahorrar energía. Y así será. Pero a mí, me vuelve loco. Primero, discutir por lo menos durante quince días con mi padre por su dichosa frase: ¿Qué hora es, papá? Las tres que son las cuatro. No, papá. Son las tres. Sí, las tres, que eran las cuatro. Hay que dejarlo por imposible, hasta que se le olvide. Pero lo más divertido, miren las televisiones locales, incluida Onda Jerez TV, esa noche. Se comprende que en los estudios no está ni el gato. A las tres, que hay que poner las dos. Bueno, pues por si a alguien se le olvida, a Windows no. Y yo me quedo esa noche, esperando porque de pronto, las televisiones se paran. Sale el escritorio de Windows. Sale el mensajito de Windows ha actualizado al horario de invierno. Y yo, con lo cotilla que soy, aprovecho para ver que programitas tienen en la barra de tareas. En fin. Feliz otoño a todos y todas. Celébrenlo con Vivaldi. Es un lujazo.

No hay comentarios: