10 septiembre, 2007

Orgullo Gay


Un comentario de Satie en mi blog acerca del programa basura que hizo Telecinco, y que no ví, acerca de la homosexualidad, me ha llevado a este post, que no es más que una reflexión que muchas veces he tenido que exponer, no sin que se esté de acuerdo conmigo. Precisamente, esta semana, con uno de los miembros de Jerelesgay, se lo comentaba, y tenía otro parecer al mío. Vamos a ver. Entiendo que cada cuál haga su lucha por lo que considera justo a su manera. Entiendo que muchos gays y lesbianas se sientan insultados - mucho – y maltratados por la Iglesia Católica. Entiendo que respondan también con insultos y parodias. Pero, ahora , explico. Hace unos ocho años más o menos, fui a la manifestación del Orgullo Gay que se hizo en Sevilla. No me gustó nada y decidí no ir más. Aquello no era una manifestación. Era peor que un circo. O peor que un carnaval. Aquello que se hacía allí, con monjas disfrazadas de prostitutas y demás lindezas, aparte de ser una grosería, pienso que hace más daño que beneficio al colectivo GLBT. Me consta que iba gente seria y responsable, de hecho me considero así, y estaba allí. Y hoy día, también van personas serias. Pero las televisiones están deseando de carnaza y las imágenes que van a salir son esas: las de la mala educación, la chabacanería y la grosería. Y esto, nos guste o no, es lo que va a llegar a la inmensa ciudadanía que ve el telediario a la hora de comer. Así no se consigue nada bueno. Al revés, se echa tierra al trabajo de mucha gente, y se les da argumentos a los homófobos para justificar su odio y discriminación a los homosexuales. Así, que mientras las organizaciones convocantes de esas manifestaciones no controlen a este tipo de gente, conmigo, que no cuenten.

1 comentario:

Satie dijo...

Si queremos que haya normalidad, desde luego estoy contigo en que lo que debe representar a un colectivo (sea el que sea ) es la gran heterogeneidad existente dentro de cualquier grupo humano. Afortumadamente, no todos los gays son como Boris,faltaría más.