11 septiembre, 2007

Dulce Nombre de María


Como dije en el anterior post es el día del Dulce Nombre de María. Aparte de que porque es el nombre de mi madre y de mi Madre, me gusta, me gusta. La visión que yo tengo de la Virgen María ya la puse en un post anterior del quince de agosto. Como jerezano estoy impregnado de la iconografía de la manera de vivir aquí la Semana Santa, y no la rechazo. Forma parte de mi cultura, entendida en el más sentido antropológico.

Es curioso las miles de maneras con las que los cristianos hemos representado a la Virgen María, que sólo fue – nada más y nada menos – que la madre de Jesús de Nazaret, que era Dios. Cogimos un montón de cosas del paganismo, para adaptarlas a nuestras creencias y así nos hemos creado una especie de panteón, críticada por los protestantes y por muchas personas más.

Pero mi visión de María, la Virgen, es mucho más sencilla, lo cuál la hace más grande. Hay una canción de Pablo Milanés – y ya van dos en dos días seguidos – que para mí representa mucho lo que es María de Nazaret. Aquí la pongo. Felicidades a todas las Marías.

Qué difícil resulta, compañera,
Acabar de situarte en tu lugar
Qué manera de alzarte la primera
Qué justicia tan última en llegar.

Tu sereno perfil, tu larga espera
Tu esperanza que no ha de terminar
Te moldearon de estoica madera
Que resiste el más viejo vendaval.

Yo te saludo en nombre de los nuevos
Los que no han de acusarte por amar
Los que amando contigo se hacen buenos
Porque buena es, tu savia original.

Los que respetan tu delicadeza,
Los que admiran tu triple condición,
¡qué mariana, qué obrera, qué belleza!
Mil perdones, recibe esta canción.

Yo guardé para ti el hermoso sueño
De esa inmensa capacidad de amar
Que me lleva por límites sin dueños
De tu mano dejándome guiar.

Yo te saludo en nombre de los nuevos
Los que no han de acusarte por amar
Los que amando contigo se hacen buenos
Porque buena es, tu savia original.

Los que respetan tu delicadeza,
Los que admiran tu triple condición,
¡qué mariana, qué obrera, qué belleza!
Mil perdones, recibe esta canción.

No hay comentarios: