09 agosto, 2007

Evangelio del Domingo doce de agosto


EVANGELIO LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 12, 32-48


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: --No temas, pequeño rebaño; porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Vended vuestros bienes, y dad limosna; haceos talegas que no se echen a perder, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas: vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle, apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el Señor, al llegar, los encuentre en vela: os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y si llega entre la noche o de madrugada, y los encuentra así, dichosos ellos. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis, viene el Hijo del Hombre. Pedro le preguntó: --Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos? El Señor respondió: --¿Quién es el administrador fiel y solicito a quien el amo ha puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración a sus horas? Dicho el criado a quien su amo al llegar lo encuentre portándose así. Os aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si el empleado piensa: 'Mi amo tarda en llegar', y empieza a pegarles a los mozos y a las muchachas, a comer y beber y emborracharse, llegará el amo de ese criado el día y a la hora que menos lo espera y lo despedirá, condenándole a la pena de los que no son fieles. El criado que sabe lo que su amo quiere y no está dispuesto a ponerlo por obra, recibirá muchos azotes; el que no lo sabe, pero hace algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá: al que mucho se le confió, más se le exigirá. Palabra del Señor


¡Alertas! Eso es lo que saco en claro del Evangelio de este Domingo. Hay que estar siempre alertas, pendientes, pero no como algunos nos quieren hacer creer de estar esperando algo. ¿Alerta para cuando llegue el Reino de Dios? No. El Reino está aquí. Tenemos que estar alertas y pendientes porque a Jesús lo tenemos en frente. En el rostro del prójimo. ¿Y quién es mi prójimo? Ah, buena pregunta que muchos cristianos y cristianas no queremos ver. El prójimo es el que tenemos delante. Al que damos de lado. El prójimo es el pobre, el parado, la mujer maltratada, el homosexual, el divorciado, el separado, el joven, el inmigrante, el anciano.. y tantos y tantos a los que por diversos motivos una parte de nuestra Iglesia actual da la espalda. ¿Alertas como nos pide Jesús en el Evangelio? ¡Hoy más que nunca!

No hay comentarios: