21 agosto, 2007

Cómo te caigas, no llores


Eso me decía mi madre, cuando me veía a punto de hacer alguna travesura. Allá por el mes de marzo, escuchaba en una emisora de radio a un agente de viajes ofreciendo sus ofertas, y en las de agosto hablaba de muy buenos precios para el Caribe. Y tan buenos, pensé yo. Será un todo incluido, con ‘huracán’ en el paquete. Como hemos repetido mis compañeros y yo en nuestro programa Un punto azul http:/unpuntoazul.blogspot.com , los huracanes se van formando a partir de agosto porque el mar se va calentando durante el verano. Eso hoy, lo sabe todo el mundo. Todo el mundo menos los 7.000 turistas españoles, y no sé cuántos miles más de otros países que están encerrados, atemorizados en sus hoteles, en la costa maya. Las agencias de viajes deben de informar del riesgo de huracanes en esa época del año y en aquellas latitudes geográficas, y los turistas, deben ser un poquito cuidadosos con elegir sus destinos, que luego volvemos locos a los embajadores con nuestras imprudencias. Mi hipoteca me hace viajar poco, pero sé que en el Caribe me voy a encontrar con huracanes, que si me voy a Estambul o San Francisco me puede llegar un terremoto, que si me voy a Kabul me pueden pegar un tiro y si me voy a Marruecos y bebo agua del grifo, me puede entrar sabe Dios qué. Así, que por favor, más responsabilidad al hacer las cosas, que luego las pagamos todos. A ver si así, por lo menos, estos 7.000 aprenden. Y que no les pase nada. Eso sí, luego, que no lloren.

No hay comentarios: