27 julio, 2007

Evangelio del domingo 29 de julio


EVANGELIO

Pedid y se os dará

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 1-13


Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de susdiscípulos le dijo: - «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a susdiscípulos.» Él les dijo: - «Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tunombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanosnuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debealgo, y no nos dejes caer en la tentación."» Y les dijo: - «Si alguno devosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: "Amigo,préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nadaque ofrecerle." Y, desde dentro, el otro le responde: "No me molestes; lapuerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarmepara dártelos." Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levantay se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y ledará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscady hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien buscahalla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo lepide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿Osi le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos,sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestialdará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»
Palabra del Señor.


Esta lectura es muy importante para mí. Para mí y para todos los cristianos,porque Jesús nos enseña a orar. No todos ni todas tenemos las cualidades de un místico. Somos personas de a pie de calle, sin titulos teólogicos, sin conocimientos profundos, pero que como los primeros discípulos, queremos aprender a orar. Jesús nos enseña de la manera más sencilla, con lo que hoy conocemos como el Padre Nuestro. ¡Cuántas veces en nuestra vida lo habremos rezado como un papagayo! pero hoy, ¿por qué no pararnos en cada frase, en cada palabra? Padre Nuestro. Qué grande. Creemos en un Dios paterno, que no paternalista. En un Dios que nos ama sin condiciones, porque es nuestro Padre. Qué estás en los cielos. Porque es sobrenatural. Por eso yo sólo llamo Padre, a Dios y al que me engendró. Santificado sea tu nombre. Su nombre, algunos temen pronunciarlo. Otros lo utilizan de una manera blasmefa. Utilicemos su Nombre, y eso es santificarlo, de la manera correcta, como un hijo llama a su padre. Venga a nosotros tu Reino. Que venga, pero dános las manos y las fuerzas para contruirlo. Porque el Reino debe empezar aquí, y no en la tumba. Dános el pan de cada día. El de trigo y el de tu palabra. El de tu presencia. Sácianos,pero nunca nos dejes sin hambre de Dios. Ni sin pan para poder darle al que no lo tenga. Y ahora lo más difícil. Perdona nuestras deudas, que siempre son demasiadas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores. A los que nos insultan, a los que nos fallan, a los que nos matan. En la sociedad española lo estamos viviendo ¡Qué dificil perdonar a un etarra! Pero hay que hacerlo, luchar por los procesos de paz, sea como sea. Y perdonando. Sino, seríamos cualquier cosa, menos cristianos. Hay que rezarlo, todos los días. Para poder hablar con el Padre. Porque un día sin hablar con el Padre, es un día incompleto.Y hay que sembrar. Sembrar para recoger. Y pedir, porque pediremos y se nos dará. Pero hacerlo desde la Fe y desde el conocimiento. No desde el error en que nos han metido desde pequeños, convirtiendo al Dios Padre, a Jesús, a María, a los santos, en ‘dioses banqueros’ al que le pido y hago esto para que me dé. Luego, cuando no recibimos las gracias pedidas, nos enfadamos y perdemos la Fe. La Iglesia no debe consentir que eso siga así, como de hecho se hace. Se pide, pero con Fe y conocimiento, y con acciones. Lo otro, en nuestra religión, no vale.

No hay comentarios: