28 mayo, 2007

Resaca

Han pasado 24 horas desde el resultado de las elecciones en Jerez; podemos empezar ya más serenamente a pensar en lo sucedido.

Pilar Sánchez.

Quién me iba a decir a mí, que cuando puse en mi messenger 'pleno al quince' iba a acertar de lleno. Estaba confiado en el triunfo de Pilar, pero no de esta manera. Ha sido una sorpresa, grata sorpresa. Jerez ha entendido que los políticos locales no están preparados para los pactos, y ha preferido darle su confianza a Pilar para sacar a Jerez adelante, y pasar página de una vez.
Pilar ha hecho una campaña cercana. La he visto, personalmente, ir a los sitios más recónditos como Gibalbín y ponerse al nivel del ciudadano para escucharlos. Su manera de actuar en la campaña, y como ejemplo, como se portó en su último mitin, en la Granja, antes de subir al escenario. El hecho de llegar y saludar a todos (casi una hora paseando y conversando con todos los vecinos) ha sido un acierto. Como acierto el elegir la Granja. Las barriadas de Jerez le han respondido.
Su gestión durante estos dos años, difíciles años, también han sido contestadas por la ciudadanía con su aprobación. Ha sido la única que en la historia de Jerez le puse 'el pie en el cuello' al de siempre.

Pedro Pacheco.

El gran perdedor. Lo fue todo y ahora es nada. Ejemplo claro de que los políticos no son eternos. Nosotros los ponemos, nosotros los quitamos. Muchos errores ha cometido Pacheco en sus últimos años. Su falta de talante, su ordeno y mando, su lejanía de la sociedad, ha hecho que ésta le vuelva la espalda. Los votos no son de nadie, y Pacheco, quizás por tantos años en el poder, pensó que eran suyos. Otro error integrar a IPJ en sus listas. Los votantes de IPJ de hace cuatro años eran votantes anti-pacheco que ahora se han sentido engañados y defraudados.
Tenía que haberse ido antes por la puerta grande, como lo hizo Antonio Moreno en San Fernando. Pero no supo o no quiso. Ahora, hoy, sólo es historia en Jerez.

María José García Pelayo.

El pueblo no le perdonó su pacto con Pacheco. Pudo haberlo eliminado del poder hace cuatro años, pero ella lo resucitó. Bien es verdad que luego lo cesó, pero ella provocó la situación de pactos en Jerez con Pacheco, y le ha pasado factura.
Luego, la locura nacional en la que está envuelta su partido, mezclando la ETA con los homosexuales, y la religión con el agua de los murcianos, ha hecho el resto. Memorable su falta de inteligencia participar en el boicot al grupo PRISA, ha hecho que durante su campaña, muchos jerezanos y jerezanas ni siquiera la hayan oído sólo por el hecho de escuchar Radio Jerez.
Y ha hecho una campaña muy rara, apagada. Tendrá que explicar por qué. Porque ha sido una campaña rara en mayúsculas.

Joaquín del Valle.

Una buena persona. Lo sé. Y es el mejor título que se le puede dar a un político. Creo que ha sido víctima del voto útil al PSOE. Creo que no debería dejar la política. Es una persona muy válida, que con sus errores, como todo el mundo, tiene mucho que aportar a la ciudad de Jerez. Me da la impresión de que Izquierda Unida sigue sufriendo los efectos de la pinza que hicieron en tiempos de Rejón con el PP.

Emilio Quintana.

Una pena que no haya conseguido representación. Otra persona válida que hubiera sido la guinda de la hecatombe pachequil. Pero el partido en el que está no es el adecuado para luchar por Andalucía, aunque parezca irónico. El PA, con su postura sobre el estatuto, está condenado a otros 20 años, por lo menos, en el desierto. Y es que los andaluces somos como somos. No olvidamos y hacemos pagar caro los errores.

Los verdes.

No les he hecho ni caso, la verdad. No me han parecido serio. De buenas a primeras, de la nada llegan a mi correo personal una batería de mensajes diarios de no sabe uno quién. Y faltos de seriedad absoluta. Que si me presento, que si no me presento, que si en contra de las antenas de los móviles pero pongo mi móvil abajo para que me llamen... de risa. No se podía tomar en serio. La bandera del ecologismo aquí la tiene por su trabajo y experiencia Ecologistas en Acción. Este partido sólo ha servido para confundir y quitarles votos a Izquierda Unida. De hecho, la presidenta de mi mesa, en donde actúe como interventor, se equivocó varias veces entre IU y Los verdes.

PAJE.

Anecdótico. Algunos ciudanos que observé buscando las listas se reían de las siglas, pensando tal vez en los acompañantes de los Reyes Magos o en tal acción íntima que vaya usted a saber qué. De risa.

El otro partido cuyo nombre no recuerdo y que era demócrata, social, y andaluz o algo así, pues nada. Papel para reciclar. A saber quiénes son. Ni una nota de prensa ni nada de nada.

Y en cuánto a miembro de los medios de comunicación, me gustaría mencionar.

PSOE. Un diez. Con 24 horas de antelación, tenía la agenda de la candidata.

PP. Un cero. No me ha llegado nada de nada.

PSA. Un cero. Un sólo correo en quince días de campaña. Y con una dirección de hotmail. Cutre. Muchas pulseras, y muchos carteles, pero no han cuidado a los que informamos.

IU. Un cinco. Despiste total del candidato y sus asesores. Me llamó para pedir disculpas. Por eso digo, que Joaquín del Valle es distinto y no merece esos resultados.

Los verdes. Otro cero. Pesados como ellos mismos. Casi spam su información. Inleíbles. Qué tortura.

PAJE. No sé ni que ponerle.

El resto, nada.

Pues esto ha sido todo, por ahora.

No hay comentarios: