14 abril, 2007

Qué poco estilo

Hace varios meses, hice una portabilidad en mi domicilio de telefónica (así en minúsculas, no se merecen más), a ONO. Pues bien, sin problemas, el télefono de ONO va bien, y a hablar, que para eso se pone. Pero miren por dónde, recibo esta semana una factura de mi antigua pesadilla teléfonica :O ¡sorpresa! 5.40 euros. ¿Y eso de que será? Abro la carta, y resulta que los señores de teléfonica me cobran la terminal de teléfono, esa horrorosidad que se llama DOMO.
Así que tenía que devolverlo. Pero claro, ellos para que lo te van a decir. NO dicen nada. Así te sacan los cinco euros. Pues eso es más estilo. Pero muy mal estilo. Por no decir más cosas. Así que fui a la calle larga con ganas de tirarle el DOMO a la cara de la primera persona de teléfonica que estuviera allí. Pero menos mal que no soy violento, me calmé, y al verle la cara a la chica que estaba allí (¿por qué no habrá chicos?) me dio pena, que bastante tendrá que aguantar ella, y depósite allí mi ex-domo, que ya creo haber pagado con creces.
Y cómo gustazo, me voy a dar de baja en movistar el próximo día 18 que termino mi permanencia.
Qué feliz. telefónica. Sin mayúsculas. Ea. Y con tilde en la o. Palabra esdrújula. Que ellos no lo ponen, aunque digan que sí.

No hay comentarios: