21 febrero, 2007

Escuchar a Beatriz Gimeno

Esta tarde he estado en la conferencia que ha dado Beatriz Gimeno, Presidenta de la Federación de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales de España en la Casa de las Mujeres. Con un viaje anómalo, por la avería del AVE, Beatriz, junto a su esposa, se encontraban a la hora prevista en dicha Casa. Presentada por la Delegada de Igualdad y Salud, la socialista Margarida Ledo, y acompañada por la Presidenta de la Asociación Jerelesgay, Beatriz ha dado una charla amena, para nada aburrida, donde ha conjugado el buen humor con algo tan dificíl como es la tragedia personal de muchas personas. Aunque ahora no debería de utilizar la palabra 'personas'. Debería utilizar 'mujeres'. Porque de eso ha venido a hablar Beatriz. De las mujeres. Pero no de todas las mujeres. En este caso, de las mujeres lesbianas.
Ha publicado su último libro: Historia y análisis político del lesbianismo: La liberación de una generación. Ed. Gedisa. En un mundo hecho por hombres, para hombres, donde ya se discriminaban a un grupo de hombres por ser homosexuales, las mujeres lesbianas, han sido discriminadas por doble motivo. Ser mujeres y ser lesbianas.
Poco se ha hablado en los medios de comunicación, en la sociedad, en la calle, si no ha sido en tono despectivo. Las palabras de Beatriz hacen reflexionar. ¿Conoce usted a algún homosexual varón famoso? Seguro. Conocerá presentadores de televisión, políticos, modistos, actores, escritores, ... pero ¿conoce usted a una mujer lesbiana famosa? Pues no, yo por lo menos no. Y si la conozco, me cuesta recordarlo.
A veces, aunque sin mala fe, los hombres somos egoístas. Creíamos que con la ley que permite el matrimonio entre personas homosexuales y los convierte en ciudadanos y ciudadanas con los mismos derechos que el resto, creíamos que con esta ley ya estaba si no todo, casi todo conseguido. Y resulta que en este casi todo, en este 'casi' están metidas a la fuerza todas las mujeres lesbianas de nuestro país. Así de claro y así de duro.
Beatriz ha venido a Jerez a animar a las mujeres lesbianas. A decirles al resto de mujeres que existe un grupo de ellas que las necesitan para ser iguales. Ha venido para abrir los ojos a la lectura de su libro. Y para abrirnos los oídos a los hombres a la escucha de sus palabras. Como le dije en una ocasión a Paca Sahuquillo, qué suerte que haya mujeres como ella.


No hay comentarios: