23 enero, 2007

Y tú.


Y el otro faro de mi vida eres tú. Lanzas tus rayos compitiendo con el Sol que nace, como tú, en el Este. Eres mi compañero de viaje en esta tierra a veces tan brillante, a veces tan oscura. Te lo agradezco. Sigue siempre conmigo. Yo estaré también.

No hay comentarios: