24 enero, 2007

No me dejan dormir

Será que me estoy haciendo mayor, pero desde que cumplí los 30 más o menos, no me cuesta levantarme temprano ni madrugar. Pero claro, el levantarse temprano, a las seis de la mañana, implica que o bien te acuestas a las diez de la noche para dormir tus ocho horas necesarias (cosa que es prácticamente imposible en mi caso) o recurrir a uno de nuestros tesoros: la siesta.
Y eso hago, doy mi cabezadita hacia las cuatro y media de la tarde, si puedo. Quien me conoce, sabe que llamarme por teléfono a esa hora, es como llamar a las cuatro de la mañana a otras personas. Así que se abstienen y me dejan descansar. Los que me conocen. Pero los que no me conocen. Ay , Señor.
Hoy, Citibank se ha dedicado a no hacer clientes. Lleva días llamándome, con el número de teléfono oculto, hasta que hoy cogí el teléfono con la ilusión de que me dejaran en paz. Un chico con acento sudamericano intentó venderme sin éxito, una tarjeta visa. Por mi voz, notaría que no me era agradable su llamada, pero el pobre chico no tiene la culpa.Con esto me quiero referir a lo molestos que son estos bancos, y esa movistar que no descansa, detrás mía todos los días, para que consuma, consuma, consuma...no se dan cuenta, de que así, me espantan.

No hay comentarios: