23 mayo, 2017

Botellón y alcoholismo juvenil

Foto: La Voz del Sur

Corren por las redes sociales fotografías de como ha quedado de basuras la zona donde se ha celebrado el botellón en la Feria del Caballo. Realmente no es para asombrarse. Jerez es una ciudad sucia. O mejor dicho, Jerez es una ciudad que ensucia. Porque los servicios de limpieza están ahí, aunque no den abasto.
Somos sucios y dejamos sucios todo lo que tocamos. Sea en masa o individualmente. No es sólo la zona del botellón. Hay que ver también como dejamos la zona del mercadillo de los lunes. O el mercadillo de la Alameda Vieja. Parece haber pasado una horda que sólo sabe tirar plásticos al suelo.
Aunque a decir verdad, tenemos un gran aliado para que esa suciedad aumente: el viento de Levante. Que le pregunten a los vecinos de La Granja como el dicho viento acumula basuras en sus plazoletas.
Pero no es el motivo de esta columna la basura del botellón. El motivo es que creo que ni las autoridades ni la población en general es consciente del problema que tenemos encima porque nos quedamos viendo lo que más se ve: la basura.
Porque detrás de esa basura se esconde un problema muy grave: el alcoholismo en la juventud.
Me hago muchas preguntas y entre ellas está si no estaremos favoreciendo desde las administraciones a que la juventud beba y se muera con esa droga, sí, he dicho droga, que se llama alcohol.
Todos hemos sido jóvenes. Yo también. Y sé lo que es la rebeldía y hacer cosas porque las hacen los demás. Nunca bebí, pero sí fumé. Conseguí quitarme con los años y abandonar ese vicio nefasto.
Pero me preocupa mucho el alcoholismo de los jóvenes. Antes que buscarles un sitio para que beban... ¿no será mejor conseguir que no beban? Tenemos a una generación alcoholizada de una manera muy particular. No beben durante la semana pero destrozan sus hígados y sus cerebros con un atracón de alcohol cada viernes y cada sábado.
¿A nadie le preocupa esto? ¿Ningún padre o madre ve a su hijo o hija llegar borrachos los fines de semana? Alguna vez he ido al botellón y me quedé pasmado viendo como niñas y niños de trece años estaban borrachos perdidas.
Tenemos un problema muy grande, insisto. Ya. A la juventud nadie le va a decir lo que tiene que hacer ni cómo tiene que divertirse. Eso es así  desde las primeras civilizaciones. Pero sí hay que enseñarles que beber es malo. O peor que malo: beber es mortal.
No es cuestión de hacer actividades alternativas. No es cuestión de bajar los precios para que sigan bebiendo lo mismo en los bares.
La cuestión es no beber. O beber con moderación, tampoco es cuestión de implantar la ley seca.
Tampoco veo que sea cosa de enviar a las escuelas a psicólogos y médicos a explicar lo malo que es el alcohol. Pero sí puede ser que sea una buena idea que algún joven que haya padecido un coma etílico o sencillamente se ha ya convertido en alcohólico dependiente, les explique a sus compañeros y compañeras lo mal que se pasa después de un buen colocón.
Y no estaría tampoco mal reforzar a la policía local con medios y efectivos para controlar la alcoholemia de quien sale del botellón. No con una intención punitiva y recaudatoria, sino para que lleguen a casa, sobre todo sin son menores, sabiendo cuántos gramos de alcohol llevan en la sangre.
El botellón es un problema, pero no por la basura que deja en las calles, que al final, se puede limpiar. El botellón es un problema por la basura que te deja en la sangre. Esa droga que se llama alcohol y que se va a llevar a toda una generación de jóvenes por delante. Una droga mucho más difícil de limpiar que la propia basura.

17 mayo, 2017

La corporación municipal jerezana en las redes sociales


Hoy es esencial para un concejal o concejala estar presente en las redes sociales. Es verdad, que aún sigue habiendo un gran brecha digital entre un Jerez que no accede a esta tecnología, pero también es verdad que los teléfonos móviles de hoy están facilitando el acceso a las redes a personas que por circunstancias no han aprendido a manejar un ordenador.
Mirando la web municipal y concretamente la página donde se relacionan todos los concejales y concejalas de nuestro municipio veo que está incompleta en cuánto a información y que podía estar mucho mejor. Ignoro si existe la información que reclamo en otro sitio. Si es así, ruego que se me disculpe, pero yo por lo menos, no la he encontrado.
Creo que sería conveniente para la ciudadanía, que cada nombre y apellidos del concejal o concejala debiera tener un enlace a todos los sitios en donde estén presentes en las redes sociales.
Y aquí es dónde vamos al fondo del asunto. Las redes sociales deben convertirse en la herramienta directa entre el político/a y la ciudadanía. ¡Cuánto procedimiento administrativo nos evitaríamos si la comunicación con nuestros representantes fuera fácil y fluida!
Hay muchas redes sociales, pero entre ellas, son Facebook especialmente, Twitter, Instagram y Linkedin las que se llevan la palma.
Empecemos por Facebook: la más conocida y la más utilizada. Nuestros políticos/as - y no sólo en Jerez - cometen un gran error que es crearse un perfil personal en vez de una página personal. Facebook ofrece distintas herramientas para estar presente en su red, a saber:

09 mayo, 2017

¿Cúanto ganas tú con las carreras de motos de Jerez?


Todos los años lo mismo. Hoy escucho que el impacto de las carreras del Gran Premio de Motociclismo en Jerez ha sido de 30.000.000 de euros. Sí, treinta millones. ¿Pero para quién? me pregunto.
Es indudable que quién se lleva el beneficio económico es el sector de la hostelería. Pero sigo preguntando: ¿Qué parte de ellos: las multinacionales hoteleras o el camarero de barra? 
Es verdad también que el Gran Premio engendra jornadas de trabajo, pero ¿cuántas al año? ¿permite vivir con una calidad decente o son sólo simple migajas? Ya. Menos es nada. Pero me estoy cansando de conformarme.
Luego, está el resto, en el que me incluyo. Esa parte de Jerez donde no llega nada de beneficio. Esa parte de Jerez que soportamos estoicamente cada fiesta que trae mucho dinero, pero que nunca vemos dónde va a parar. Esa parte de Jerez que diligentemente paga sus impuestos sin rechistar. Y en el caso del que suscribe, a plazos, como si fuera una letra mensual.
Y yo, tengo la suerte de tener trabajo y ser un mileurista de estos que sobrevive a la crisis que nos dicen que ya terminó. 
Espero a la pericia de algún periodista que nos cuente. Pero que nos cuente con los dedos: Cuánto cuesta el canon para poder celebrar las carreras, cuánto cuesta traer aviones que hagan bonito y ruidos en nuestros cielos, cuánto cuesta montar una organización de seguridad tal como la que hemos visto, incluyendo policías locales, nacionales, guardias civiles de tráfico, de seguridad privada, cuánto cuesta el protocolo de atención a autoridades, cuánto cuesta la publicidad, cuánto cuesta el mantenimiento del Circuito de Velocidad... etc. y que también nos cuenten, con los dedos asimismo: cuánto es el beneficio completo y cómo se reparte: quién gana más, quién gana menos, cuántos ganan más, cuántos ganan menos, y cuánto gana cada cuál. Que nos hagan la cuenta, que resten entre gastos y beneficios. Que dividan entre los más de 200.000 residentes en Jerez y que sepamos de verdad si esto vale la pena y a quién le vale la pena.
Porque la percepción que tengo y ojalá que sea equivocada, es que hay un Jerez que no recibe nada de las fiestas. Hay un Jerez que está pasando muchas penurias pero que tiene que pagar igual que el que se lleva los beneficios de tanto evento. Aún sigo viendo amigos que se van a Mallorca y no de vacaciones precisamente. Hay un Jerez que espera que alguna vez se creen industrias, que volvamos a poder tener un trabajo decente que sea el mismo todos los días de la semana y que no dependa de un calendario, o lo peor, de si haga Sol o llueva.
Estamos en un Jerez que crece y mengua a la vez y que se está quedando cojo. Un Jerez cada vez más rico, que gana muchos beneficios ante un Jerez que se ha quedado en la estacada. 
¡Ojo! Que no estoy en contra de las fiestas. Pero que cada cuál pague lo suyo en proporción a lo que recibe. El turismo en Jerez no es suficiente para vivir. La riqueza no se reparte por igual. Así no podemos seguir.
Justo al terminar de escribir esto, me llega el titular de La Voz del Sur: Jerez volverá a pagar la fiesta de las motos en la provincia: 1,8 millones para reasfaltar el circuito. 

03 mayo, 2017

Facebook y las noticias falsas.


Los que llevamos mucho tiempo en esto de internet (desde 1995 más o menos, en mi caso) hemos visto como grandes empresas y servicios que fueron lo más en su momento, han caído. Recuerdo a bote pronto el navegador Netscape, los buscadores Olé y Ozú!, el porta de Terra o Navegalia, servicios de comunicación como ICQ o el chat de los chats que era el IRC, precusor del Messenger de Microsoft a su vez precusor  del Blackberry Messenger que dio lugar a múltiples copias como por ejemplo, Whatsapp.
Salvo el correo electrónico, todo ha tenido su principio y su final. Y lo que hay ahora, que parece insustituible, como antes también pensábamos que otras cosas lo eran, también tendrá su final.
Lo confienso: me estoy hartando de Facebook. Es la red social por excelencia, a la que la 'democratización de los medios' ha llevado al desastre.
El descontrol, los anónimos, los insultos, los vigías (esa gente que continuamente te observa y no te habla), las faltas de ortografía de la mayoría de la gente que leo y por último, el sinfín de noticias falsas, hace que cada vez mire con más desgana a esta red. O que haya momentos en los que pase de ella.
A veces pienso que la culpa la tengo yo, porque Facebook no es otra cosa sino que la gente que sigues. Pero grupos, páginas, etc... hace que interactúes con elementos que no deseas.
Facebook es una buena herramienta para los medios de comunicación digitales. Muy buena herramienta para las empresas en búsquedas de sus clientes con su perfil de consumidor. Pero está cansando.
Los dueños de Facebook se están dando cuenta. Se les está yendo de las manos. Lo último: las retransmisiones en vídeos que a priori parece genial. Pero que ya están siendo utilizadas para suicidios en directo que Facebook no puede controlar y que tarda en borrar.
Pero son los bulos y las noticias falsas lo que más daño le está haciendo a Facebook. Está perdiendo credibilidad. Han salido muchos medios digitales que no son fiables. Cualquiera puede hacer un periódico desde su casa para crear mentiras. No es la primera vez que lo digo: las asociaciones de la prensa deben ponerse las pilas y certificarnos a los lectores qué medios están hecho por profesionales. Distinto es que tenga cada medio una línea editorial. Pero de ahí a la mentira y la manipulación hay mucho trecho.
Por otro lado, está el uso torticero que gente con segunda intención (normalmente con una fuerza política detrás) hace de la distribución de artículos de publicaciones cómicas o de parodia, tipo El Mundo Today. Te la comparten sin decir que es una publicación satírica. Y la gente, la gran mayoría ni pincha ni lee enlaces salvo que sea de accidentes o catástrofes. Lo que importa es el titular. Y surte efecto el engaño, ¡Y tanto que surte! Ahí tenemos en Jerez ahora a gente plenamente convencida de que un partido quiere prohibir comer caracoles en la feria (lean los comentarios de la publicación; ni los propios lectores se dan cuenta de que es una parodia como pone en la cabecera). Y te lo discuten como si les fuera la vida en ello. ¡Es que lo he visto en internet! Convénzale usted ahora de que todo lo que ve en internet no tiene por qué ser verdad.
También observo que los que somos blogeros desde hace más de diez años hemos vuelto a los blogs que abandonamos en gran medida por Facebook. El blog es más íntimo, más selecto. Más libre. Y te puedes aprovechar de las redes sin tener que estar en las redes.
En fin. El tiempo dirá cuándo será el final de Facebook, porque estoy convencido de que si no cambia, lo tendrá, porque alguien ideará otra cosa mejor.

Estos son los consejos que da el mismo Facebook para evitar las noticias falsas (se pueden denunciar desde el PC y Facebook agradece que lo hagamos; pero desde el móvil en el momento de escribir esto, aún no tiene activado este mecanismo) :

28 abril, 2017

La moción de la vergüenza.



Es verdad. La situación política en España es extrema. No sólo en temas de corrupción. También en temas de paro y la pobreza que conlleva.
La moción de censura de Unidos Podemos es acertada. Pero es más que una moción de censura. Las mociones de censura normales son para 'censurar' a un gobierno. Pero ésta es una moción de censura tripartita.
Es una moción de censura contra el gobierno del PP. Razones obvias. Los casos de corrupción les acosan y un gobierno así no es bueno para España.
Es una moción de censura contra Ciudadanos. Ciudadanos no comprende o no quiere comprender que la corrupción no se combate jamás permitiendo gobernar al partido que no ha sido capaz de controlar su corrupción interna. No es cuestión de cambiar cabezas como en Murcia. Eso no sirve para nada. Lo que hay que cambiar son los partidos. Pero Ciudadanos parece nacido para hacer que nada cambie. Por eso, se le censura.
También es una moción de censura contra el PSOE, al que le ha cogido este movimiento con el paso cambiado y en plena elección de cuál es su futuro. El PSOE ha cometido un grave error que le llevará si no enmiendan el paso al mismo sitio que el socialismo francés. Ese error ha sido permitir que Rajoy gobierne. Le va a costar caro. Lo saben. Y ese espectáculo que dieron en octubre abriéndose en canal delante de toda España, les desangrará. Por eso la moción de censura, va contra ellos también. Están obligados ahora a retratarse mirando a la derecha o la izquierda. Debería ser muy fácil siendo socialistas, pero...

No. No es un espectáculo ni un circo. En España nos habíamos acostumbrado a no tener oposición. ¿Desde cuándo no recuerdan un parlamento así? Yo desde hace mucho. Desde aquella moción de Felipe González a Adolfo Suárez. 
PP, Ciudadanos y PSOE no prestaron la atención debida a todo aquello que se movió alrededor del 15M. Pusieron vallas y pusieron trabas, pero la gente se les coló en las urnas. Y de las urnas se colaron a los escaños. Ni en sus peores pesadillas hubieran pensando que los perroflautas les podían hacer una moción de censura. Una moción para dejar en evidencia sus vergüenzas y les avisa de que la única alternativa a Rajoy es un gobierno de izquierdas sin Ciudadanos.. Nos queda tiempo de ver política de la buena, de la que puede cambiar las cosas, de las que ilusiona,  no de la amarilla que aburre hasta las ostras. Ya era hora.