16 junio, 2017

Cada vez hay más maricones y lesbianas


Así reza una de las cuñas que rotan de vez en cuando en la emisora comunitaria Frontera Radio de Jerez. Luego da la explicación: Falso. No es que haya más, es que ahora somos más visibles.
La visibilidad es, ha sido y será muy importante a la hora de normalizar el hecho homosexual, transexual y bisexual.
Hoy día no es lo mismo no ser heterosexual que hace quince años. 
El camino no ha sido fácil en absoluto. Muchas trabas, como aquél recurso del Partido Popular contra el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ellos, que acusan a la izquierda de querer prohibirlo todo, querían prohibir nada más y nada menos, que el amor. Pero no pudieron. Y que yo sepa, no pidieron perdón.
También han habido grandes batallas ganadas, como el mismo derecho al matrimonio o como tener personas homosexuales en cargos públicos sin que ocurra absolutamente nada.
Pero todavía quedan resquicios en la sociedad donde la homofobia resiste y sigue haciendo daño. Vivimos en Cádiz, la provincia con más delitos por homofobia de Andalucía y la quinta de España.
La homofobia resiste porque aún no tenemos una ley en España que nos proteja lo suficiente a las personas homosexuales, transexuales y bisexuales. 
Mientras en otras cuestiones de transcendental importancia, como es la violencia machista, se ha legislado mejor y nadie desde una tribuna pública puede hacer apología del terrorismo contra las mujeres, se debería hacer lo mismo en cuestiones de homofobia. 
Una sociedad como la española no puede tolerar que desde púlpitos de partidos políticos o religiones, desde televisiones, desde radios, desde la prensa, se siga insultando y discriminando a toda la población LGTB por el mero hecho de serlo.
Pero no sólo la ley sería el arma para combatir estos delitos de odio.
Hago un llamamiento a todas las personas religiosas cristianas y musulmanas, donde existe todavía ese pensamiento homófobo. Me consta que dentro de todas las distintas variedades de religiones habidas en nuestro país, todo el mundo no es homófobo. 
Por lo tanto, musulmanes, alcen la voz en sus mezquitas y defiendan al Islam como esa religión de paz que dice ser y no discriminen a las personas por su sexualidad.
Evangelistas: hagan lo mismo. Jesús no condenó a ninguna persona homosexual. A los Evangelios me remito. Testigos de Jehová: ídem de ídem. Hay muchos protestantes homosexuales. Algunos son valientes. ¡Sed valientes el resto!
Católicos, donde más personales homosexuales y transexuales hay por ser la confesión más numerosa: sacerdotes homosexuales, diáconos homosexuales, cofrades homosexuales, ¡Sed Valientes! ¡Dad la cara! Haréis mucho bien con vuestra visibilidad. ¡Sólo ustedes podréis cambiar vuestras comunidades religiosas desde dentro!
Y no sólo las personas homosexuales: heterosexuales musulmanes, católicos, evangelistas, testigos de Jehová, ¡Ayúndenos! No le deis la espalda al prójimo, porque sabéis Quien está en el prójimo. 
Que vuestro silencio no os haga cómplices. ¡Hablen, por favor, no callen por la justicia y la igualdad de las personas!.
Y a los políticos: legislen para que la homofobia sea borrada de nuestras vidas. Pero pronto porque la homofobia mata.

05 junio, 2017

Ciudadanos: cambiar para no cambiar nada.

Albert Rivera e Inés Arrimadas, del partido Ciudadanos en un acto en Madrid, en octubre de 2015
Fotografía By CARLOS TEIXIDOR CADENAS (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons

Con la llegada de la famosa crisis (que llegó para quedarse y que por mucho que nos lo repitan, no se va) la sociedad española reaccionó de dos maneras: una, llenando las plazas con ese fenómeno llamado 15M y otra con la aparición de nuevos partidos que una vez llegadas las elecciones generales rompieron el clásico bipartidismo de la historia de la democracia postfranquista que vivimos actualmente.
Los dos partidos emergentes han sido Podemos y Ciudadanos. El primero, toma prestado los votos (siempre digo 'toma prestado' para que nadie cometa el error de creer que los votos son suyos para siempre) de mucha parte del 15M y de mucho desencantado por las políticas del PSOE además del voto 'útil' proveniente de Izquierda Unida, con el que al final fueron en coalición.
Podemos es pues el referente de la 'nueva izquierda' frente a la izquierda clásica que representaba el PSOE y que ahora ocupa el centro político.
Por otro lado, nos encontramos con Ciudadanos, un partido que nace con la imagen de un señor desnudo desde Cataluña y que lleva por bandera la lucha contra la corrupción y un mensaje nacionalista y liberal igual al del PP, un mensaje que cala entre el electorado del Partido Popular, de derechas pero decentes, que no soportan la corrupción que acosa al Partido fundado por Don Manuel Fraga y también bebe de los votos de la parte más derecha del PSOE.
A Podemos le hemos visto pactar siempre para favorecer gobiernos de izquierdas y si no pactar, dejarlos gobernar con tal de que no gobierne el Partido Popular, cosa lógica desde su posición.
Pero ¿Y Ciudadanos? Hablo con gente sorprendida de que Ciudadanos pacte  igualmente con el Partido Popular y el PSOE, lo que indica que ese eslogan tan conocido y malsonante, de que PSOE y PP la misma cosa es, no es tan raro
Sin embargo, a mí Ciudadanos me tiene sorprendido por una cuestión. Como decía, llevan por bandera el fin de la corrupción, objeto harto loable pero sus acciones se limitan a pedir la dimisión de tal persona si es imputada.
A ver. La corrupción política en España no es un problema de personas. Es un problema político; es un problema de partidos. Lo estamos viendo. Y no es que los responsables de los partidos sean corruptos, no. No lo son y no digo eso. Pero sí digo que los responsables de los partidos deberían haber estado más finos en sus controles internos y haber evitado todo lo que está sucediendo.
Son los partidos enfermos de corrupción los que tienen que cambiar. Volver a la oposición. Curarse de corrupción. Les será fácil. Cuando un partido está en la oposición y no tiene poder, el posible corrupto no tiene campo de acción y no se acercará.
Pero Ciudadanos no hace eso. Curiosamente, hace lo contrario. Mantiene a los partidos de siempre, a los afectados por la corrupción. Si se dan cuenta, votar a Ciudadanos no cambia nada. Cambia a determinadas personas. Pero no cambian nada.
¿Quién gobierna en España? El mismo. ¿Quién gobierna en Andalucía? La misma.
¿Han notado ustedes algún cambio en sus vidas?

29 mayo, 2017

31 de mayo: Día Mundial Sin Tabaco


Empecé a fumar a los 17 años, allá en la década de los ochenta, cuando fumar era de 'guays'. De hecho, fue un maestro (toma del frasco, Carrasco) el que me animaba a fumar. Y así a lo tonto, empecé a coger cigarros con mis amigos y me encontré fumando como un carretero en el servicio militar.
Mi hermana me regaló un cenicero donde decía 'Fumar hace pupa'. En mi casa nadie fumó nunca, excepto yo. O mejor dicho, miento. Ellos se fumaron el humo que yo echaba. Eran fumadores pasivos. Por mi culpa. Hasta mi perro sufría mi tabaco.
Poco a poco empecé a descubrir que el tabaco era malo. La tos por la mañana que me hacía hasta vomitar alguna vez. El ahogarte antes que los demás ante cualquier esfuerzo... y la suerte de encontrar un pandilla donde el tabaco no era bienvenido. 
También tuve la suerte de estar en la Parroquia de La Asunción, donde fueron vanguardistas en la prohibición de fumar en los locales parroquiales mucho antes que la Administración lo hiciera.
También palabras de amigos que me hicieron reflexionar. Una vez me dijo uno: ¿Sabes que besar a un fumador es como besar a un cenicero? Fueron palabras que me hirieron en el alma, pero que agradezco. Aún hoy no las he olvidado.
Y un 31 de mayo, viniendo para mi casa ya tarde, escuché por la radio que era el Día Mundial Sin Tabaco. 31 de mayo, el día que hice la comunión. 31 de mayo, el día que me fui a la mili. ¿Por qué no hacer el día 31 de mayo otro día para hacer cosas especiales y dejar de fumar?
Lo dejé de golpe. Engordé diez kilos. Me puse insoportable con el humor. Pero lo conseguí.
Tuve recaídas. En una feria. Problemas amorosos. Bebí un poco más de la cuenta. En mi caso, como no bebo, con dos copas de fino ya estoy borracho. Me dieron tabaco y recaí. Pero, luego me vino la razón y lo volví a dejar. Me costó menos re-dejarlo.
Ahora llevo casi trece años sin fumar creo. Soy, lo asumo, un fumador que no fuma. Me acuerdo del tabaco todavía. Pero no fumo. Y ahora estoy - toco madera - plenamente convencido de que no volveré a fumar.
Por desgracia, el cáncer visitó a mi familia y se llevó a mi hermana por delante. Ella, que nunca fumó (excepto mi humo) ni bebió y llevó una vida sana. Pero en aquella quinta planta de oncología ví los efectos del tabaco. Creo que un fumador debería pasarse algún día y ver lo que le espera si no deja el tabaco.
Sí, te vas a morir de cualquier manera. Pero oye, si puedes evitar morir axfisiándote, evítalo. Que sí, que nos puede entrar cáncer a todos. Ya. Pero no compres papeletas para el sorteo.
Los fumadores somos (insisto, soy un fumador que no fumo) expertos en darnos excusas a nosotros mismos para no dejar de fumar. 
Deja el tabaco, de verdad. Por tu salud, por la de los demás y por tu bolsillo. Cinco euros un paquete de tabaco. Qué locura. Y yo fumaba paquete y medio.
Las medidas antitabaco me parecen estupendas. Eso de no poder fumar en muchos sitios, convierte el fumar en algo desagradable y ayuda a dejarlo. 
Puedes ir a tu Centro de Salud y te ayudarán a dejar de fumar.
O sigue todos los consejos y ayudas que te da la Asociación de lucha contra el cáncer de España.
Por lo que más quieras, deja de fumar.

23 mayo, 2017

Botellón y alcoholismo juvenil

Foto: La Voz del Sur

Corren por las redes sociales fotografías de como ha quedado de basuras la zona donde se ha celebrado el botellón en la Feria del Caballo. Realmente no es para asombrarse. Jerez es una ciudad sucia. O mejor dicho, Jerez es una ciudad que ensucia. Porque los servicios de limpieza están ahí, aunque no den abasto.
Somos sucios y dejamos sucios todo lo que tocamos. Sea en masa o individualmente. No es sólo la zona del botellón. Hay que ver también como dejamos la zona del mercadillo de los lunes. O el mercadillo de la Alameda Vieja. Parece haber pasado una horda que sólo sabe tirar plásticos al suelo.
Aunque a decir verdad, tenemos un gran aliado para que esa suciedad aumente: el viento de Levante. Que le pregunten a los vecinos de La Granja como el dicho viento acumula basuras en sus plazoletas.
Pero no es el motivo de esta columna la basura del botellón. El motivo es que creo que ni las autoridades ni la población en general es consciente del problema que tenemos encima porque nos quedamos viendo lo que más se ve: la basura.
Porque detrás de esa basura se esconde un problema muy grave: el alcoholismo en la juventud.
Me hago muchas preguntas y entre ellas está si no estaremos favoreciendo desde las administraciones a que la juventud beba y se muera con esa droga, sí, he dicho droga, que se llama alcohol.
Todos hemos sido jóvenes. Yo también. Y sé lo que es la rebeldía y hacer cosas porque las hacen los demás. Nunca bebí, pero sí fumé. Conseguí quitarme con los años y abandonar ese vicio nefasto.
Pero me preocupa mucho el alcoholismo de los jóvenes. Antes que buscarles un sitio para que beban... ¿no será mejor conseguir que no beban? Tenemos a una generación alcoholizada de una manera muy particular. No beben durante la semana pero destrozan sus hígados y sus cerebros con un atracón de alcohol cada viernes y cada sábado.
¿A nadie le preocupa esto? ¿Ningún padre o madre ve a su hijo o hija llegar borrachos los fines de semana? Alguna vez he ido al botellón y me quedé pasmado viendo como niñas y niños de trece años estaban borrachos perdidas.
Tenemos un problema muy grande, insisto. Ya. A la juventud nadie le va a decir lo que tiene que hacer ni cómo tiene que divertirse. Eso es así  desde las primeras civilizaciones. Pero sí hay que enseñarles que beber es malo. O peor que malo: beber es mortal.
No es cuestión de hacer actividades alternativas. No es cuestión de bajar los precios para que sigan bebiendo lo mismo en los bares.
La cuestión es no beber. O beber con moderación, tampoco es cuestión de implantar la ley seca.
Tampoco veo que sea cosa de enviar a las escuelas a psicólogos y médicos a explicar lo malo que es el alcohol. Pero sí puede ser que sea una buena idea que algún joven que haya padecido un coma etílico o sencillamente se ha ya convertido en alcohólico dependiente, les explique a sus compañeros y compañeras lo mal que se pasa después de un buen colocón.
Y no estaría tampoco mal reforzar a la policía local con medios y efectivos para controlar la alcoholemia de quien sale del botellón. No con una intención punitiva y recaudatoria, sino para que lleguen a casa, sobre todo sin son menores, sabiendo cuántos gramos de alcohol llevan en la sangre.
El botellón es un problema, pero no por la basura que deja en las calles, que al final, se puede limpiar. El botellón es un problema por la basura que te deja en la sangre. Esa droga que se llama alcohol y que se va a llevar a toda una generación de jóvenes por delante. Una droga mucho más difícil de limpiar que la propia basura.

17 mayo, 2017

La corporación municipal jerezana en las redes sociales


Hoy es esencial para un concejal o concejala estar presente en las redes sociales. Es verdad, que aún sigue habiendo un gran brecha digital entre un Jerez que no accede a esta tecnología, pero también es verdad que los teléfonos móviles de hoy están facilitando el acceso a las redes a personas que por circunstancias no han aprendido a manejar un ordenador.
Mirando la web municipal y concretamente la página donde se relacionan todos los concejales y concejalas de nuestro municipio veo que está incompleta en cuánto a información y que podía estar mucho mejor. Ignoro si existe la información que reclamo en otro sitio. Si es así, ruego que se me disculpe, pero yo por lo menos, no la he encontrado.
Creo que sería conveniente para la ciudadanía, que cada nombre y apellidos del concejal o concejala debiera tener un enlace a todos los sitios en donde estén presentes en las redes sociales.
Y aquí es dónde vamos al fondo del asunto. Las redes sociales deben convertirse en la herramienta directa entre el político/a y la ciudadanía. ¡Cuánto procedimiento administrativo nos evitaríamos si la comunicación con nuestros representantes fuera fácil y fluida!
Hay muchas redes sociales, pero entre ellas, son Facebook especialmente, Twitter, Instagram y Linkedin las que se llevan la palma.
Empecemos por Facebook: la más conocida y la más utilizada. Nuestros políticos/as - y no sólo en Jerez - cometen un gran error que es crearse un perfil personal en vez de una página personal. Facebook ofrece distintas herramientas para estar presente en su red, a saber: